Crítica: Diez años de buena cocina

  • Autor: Ignacio Medina
  • Fecha: 08/04/2011

Elisa Rodríguez y Carlos Torres celebran una década de La Buena Vida asentados sobre dos principios: la calidad y la temporalidad del producto.

Restaurante La Buena Vida Madrid
  • Tipo de cocina: Creativa
  • Especialidad: Setas y atún rojo
  • Dirección: Conde de Xiquena, 8. Madrid
  • Teléfono: 91 531 31 49

+ info

Cuando un restaurante cumple diez años de vida es de ley felicitarle. Ya pasó lo peor. Bueno, en algunos casos también pasó lo mejor, pero ésa es otra historia. Cuando algunos -unos pocos- restaurantes superan los diez años de vida, son los aficionados a la cocina los que deben felicitarse. Pienso en ello después de la última visita a La Buena Vida, unos días después de que haya celebrado la onomástica… en silencio, como parece haber sucedido todo en la vida del local de Elisa Rodríguez y Carlos Torres. No es frecuente encontrar restaurantes que merezcan mucha más atención de la que reciben, pero éste es uno de los casos más llamativos. La cocina de Carlos es sólida y a menudo brillante -valores que suelen puntuar a favor- y se asienta sobre la calidad y la temporalidad del producto (circunstancia que ha contribuido a la transformación de casas como La Tasquita de Enfrente o Sacha en comedores de culto).

Lo demuestra con un menú a caballo entre el final del invierno y la primavera. Magníficos erizos crudos, sin más, junto a otros servidos en una cáscara de huevo (previamente esterilizada), con una yema de pollita y un caldo de dashi que aportan suavidad, sutileza y elegancia. Un canto al mar que prolonga con unos agradables mejillones de roca abiertos en un suave caldo de curry. Hay propuestas tan sencillas como un cremoso revuelto de espárragos silvestres con huevos de pollita cuajado al baño maría. Esta cocina se cruza con propuestas de corte clásico que nadie debería olvidar, como la raya a la mantequilla negra. La becada -la última del invierno- se ajusta a los mismos planteamientos clásicos (¿es que hay otro mejor para ella?), pero me gustaría más si llegara más sangrante. Una pena.

Y además

Las primeras colmenillas

La cocina de La Buena Vida sigue teniendo temporadas. Queda claro con la llegada de unas diminutas habitas frescas, peladas y servidas con un suave caldo y una mínima picada de jamón. ¿Quién necesita más? A veces los platos siguen caminos tan simples y tan elocuentes como estos: producto de temporada, bien seleccionado y mimado en la cocina. Es el caso de unas colmenillas -las primeras de la temporada, también mínimas- a la crema. Hay recetas clásicas que nadie ha conseguido mejorar, y ésta es una de ellas.

Ir al restaurante >

Ignacio Medina- 25/01/2013

Carlos y Elisa son los autores de una carta fiel a los dictados de la temporada y en la que brillan las croquetas y la raya a la mantequilla negra.

Pedro Espinosa- 14/05/2015

Una cocina que, al ritmo de las estaciones, trabaja productos únicos con la dosis de técnica que requieren para cocinarlos.

Pedro Espinosa-

Calidad del producto, acierto y sensibilidad en su interpretación, cariño por el vino... este restaurante es un lugar al que regresar.
Carlos Torres ha volcado su vocación por una cocina con sensibilidad en esta antigua casa de comidas convertida en restaurante posmoderno.

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.