Artículo: Días de setas en madrid

  • Autor:
  • Fecha: 08/11/2012

Esta semana proponemos una ruta micológica que parte del Cisne Azul, en Chueca, continúa en la ponderosa y termina en los salones de la Tasquita de Enfrente, Lakasa y Cienllaves.

Restaurante Arce Chueca Madrid
  • Tipo de cocina: De Mercado
  • Especialidad: Caza, pesca y setas.
  • Dirección: Augusto Figueroa, 32. Madrid
  • Teléfono: 91 522 59 13

+ info

Las setas de otoño vienen asociadas a la caída de las hojas, la bajada de las temperaturas y la alternancia de días de lluvias y sol, pero morirán en cuento el clima se haga más severo y el frío se adueñe del invierno. Todavía hay tiempo para disfrutar algunas de las que, junto a la caza, son las grandes referencias de la cocina del otoño. La propuesta más sólida es la de un pequeño bar de Chueca. Se llama El Cisne Azul y en su carta hay espacio permanente para media docena de variedades, más algunas incorporaciones de última hora. Las preparaciones son algo elementales -plancha o sartén- pero ahí están la amanita cesárea, el níscalo, la seta de cardo, el enoki, la chantarella o los boletus. Otro bar que se maneja bien con la amanita cesárea es La Ponderosa , el bar de los hermanos Millán en Madrid. Juanjo López es otro de los adelantados de las setas desde La Tasquita de Enfrente , como lo es Iñaki Camba, en Arce , prolongando su vocación micológica al Cien Llaves de la Casa de América, en cuya carta ha instalado unas chantarellas con butifarra. Y así podemos seguir un recorrido que pase por los níscalos con patata asada de Sacha o la oferta del Lakasa de César Martín, donde la lengua de vaca se mezcla con queso ahumado, la amanita cesárea se convierte en carpaccio y otras variedades protagonizan pizzas o se guisan con alcachofas.

Ir al restaurante >

- 30/04/2010

El milagro del perrechico se concreta cuando el sol asoma tras las primeras lluvias de la primavera. Es la señal de arranque para una legión de entusiastas seguidores que lo persiguen allá donde se...

Ignacio Medina- 16/12/2011

Tres locales de este barrio administran con buena mano auténticos tesoros micológicos como el boletus, los níscalos o la chantarella.

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.