Crítica: Redención romántica

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Una vida en tres días

Lo mejor:
La pareja protagonista

Lo peor:
Es demasiado previsible

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
17 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 14/03/2014
  • Director: Jason Reitman
  • Actores: Josh Brolin (Frank), Kate Winslet (Adele), Tobey Maguire (anciano Henry Wheeler), Clark Gregg, Maika Monroe (Mandy), Brooke Smith (Evelyn), Gattlin Griffith (joven Henry Wheeler), Elena Kampouris (Rachel McCann)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Emparentada con los clásicos del amor contrarreloj, del romance exprés, del affaire de esos que vale una vida entera, Una vida en tres días cabalga a rebufo del Breve encuentro de David Lean o Los puentes de Madison de Eastwood, pero en clave de drama de iniciación familiar. Es difícil saber y entender por qué Jason Reitman ha decidido cambiar de registro tan acusadamente con una historia tan poco agradecida. Su película no tiene, ni de lejos, las virtudes de las cintas mencionadas, y aunque su inocuo romanticismo a contrapié es un poderoso cebo para adictos al drama romántico de destinos torcidos, no hay aquí ni rastro del sentimentalismo inteligente característico del cine de Reitman hasta la fecha.

Su última propuesta bebe de los clásicos del subgénero, pero se atreve a ir más allá diseñando la bajada a la tierra de un ángel, un hombre bueno, si bien con un pasado tortuoso, que cae como del cielo en el hogar de Adele, ejerciendo del marido ausente, y del padre que su hijo siempre quiso tener. El problema de Una vida en tres días es que falta credibilidad al enamoramiento. Reitman no se toma tiempo, en parte porque opta por contar la historia desde el punto de visto del chaval, para narrarnos los porqués del improbable romance.

He ahí el talón de Aquiles de una película que no logra hacernos partícipes del amor volcánico y redentor que reubica la vida de los dos brillantes protagonistas. A los personajes, por ello (especialmente a los adultos) les falta fuste, y con todo Una vida en tres días es un drama romántico lo suficientemente atípico como para entrar por los ojos. Hay flirteos con el thriller de fugitivos, la tragedia de familia disfuncional y, por supuesto, el romance en bruto, y, a pesar de los problemas de base, la combinación funciona razonablemente bien.

La culpa, en verdad, no es de Reitman (soso e irreconocible detrás de las convenciones sentimentales del relato), sino sus dos soberbios protagonistas, que sortean las disfunciones de un relato demasiado amable y abierta y voluntariamente unidimensional, que no obstante ejerce dignamente como película de amor sin dobleces, emocionando sin sutilezas pero la eficacia que se le presupone al oficio del director y sus magníficos actores. No es cine, en fin, para rumiar en la retina, pero un visionado agradable para amantes del romanticismo dulzón sí que tiene.

Ir a la película >

Pablo Gracia García (Universidad Complutense de Madrid. 5º de la Licenciatura de Periodismo)- 03/06/2014

Con Una vida en tres días, Jason Reitman aparca por completo el tono cómico que caracteriza a su filmografía y ofrece un melodrama que centra la atención en personajes alejados de las convenciones...

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.