Crítica: El espíritu multirracial de la Francia de Zidane en una comedia futbolística que se nutre de chistes demasiado previsibles

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Un gran equipo

Lo mejor:
El competente reparto

Lo peor:
Los incontables tópicos de comedia deportiva de manual

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 26/04/2013
  • Director: Olivier Dahan
  • Actores: José Garcia (Patrick Orbéra), Jean-Pierre Marielle (Titouan Leguennec), Franck Dubosc (David Léandri), Gad Elmaleh (Rayane Ziani), Joey Starr (Shaheef Berda), Ramzy Bedia (Marandella), Omar Sy (Wéké N´Dogo), Sami Ameziane (Le Pen)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

A vueltas con el canto del cisne de las viejas glorias, de los rockeros añejos a los que aún queda en la recámara una o dos tardes de gloria, Un gran equipo es la enésima revisión de los mandamientos de la comedia deportiva de equipo desastroso, que tiene, en otra órbita, parientes tan próximos a nosotros como la olvidable "Días de fútbol". Una panda de impresentables sin redención posible, de esas que en tiempo récord debe poner las piezas en orden para ser equipo y ganarse la admiración de todos.

Es decir, que esta película ya la hemos visto, que Olivier Dahan no oculta sus referentes ni la escasa imaginación de un guion que se mueve siempre en la órbita del tópico, remozando lugares comunes, reciclando risas ya testadas en películas gemelas con un elemento de distinción que justifica, quizá, un visionado sin expectativas. Un gran equipo llora la muerte del espíritu fraternal que caracterizó la hazaña de la Francia de Zidane en el 98, cuando el equipo galo se proclamó campeón del mundo alardeando de multietnicidad en un equipo que representaba como nada ni nadie a la Francia contemporánea, el espíritu de convivencia multirracial que, sin embargo, comenzó a volar por los aires con los disturbios en el extrarradio parisino en tiempos de Sarkozy.

La baza de Dahan, bien jugada, es volver a apelar a eses espíritu de diversidad racial en el que la selección nacional de fútbol encontró la clave de bóveda para forjar su leyenda. Mismo esquema, naturalmente, pero en versión fútbol cochambroso de liga regional de futbolistas sin brillo. Dahan, decíamos, exprime con olfato el leit motiv, que confiere a la cinta una personalidad relativamente propia si es que te gusta el fútbol, o eres francés, y aprecias esos matices sociológicos que funcionan como atrezo.

Por lo demás no sobran los argumentos, para variar, que justifiquen el estreno de Un gran equipo en España en un tiempo en el que, lamentablemente, el filtro que criba la distribución aquí de títulos franceses es la taquilla de las multisalas, en perjuicio de festivales y cine de autor de primera fila. Un gran equipo se sabe pequeña y no finge ser lo que no es, le ríes las gracias con reservas, pero con rostros tan competentes como los de José García o Gad Elmaleh, los tópicos se digieren mejor.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.