Buscar
Imprimir

Crítica: Simplicidad canina

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Tu mejor amigo

Lo mejor:
La presencia en pantalla de los perros y la escenificación de esta

Lo peor:
Su simplicidad de espíritu es un arma de doble filo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.8
16 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Aventuras
  • Fecha de estreno: 06/10/2017
  • Director: Lasse Hallström
  • Actores: Josh Gad (Bailey / Buddy / Tino / Ellie (voz)), Dennis Quaid (Ethan adulto), Peggy Lipton (Hannah adulta), Bryce Gheisar (Ethan (8 años)), K.J. Apa (Ethan adolescente), Juliet Rylance (Madre de Ethan), Luke Kirby (Padre de Ethan)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2017
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Aparte de haber firmado un clásico del cine comercial contemporáneo como es Siempre a tu lado (2009), en torno a la historia real del mítico perro kita Hachiko, en 1985 Lasse Hallström estrenaba Mi vida como un perro, otro título con presencia canina, siendo además uno de los mejor valorados de su filmografía. El sentimentalismo eficaz de la primera, así como la reflexión de la segunda acerca del peso afectivo de una mascota en la niñez, se aúnan con simpáticos resultados en este intento de un perdido Hallström por volver a tener eco en la cartelera. Inspirada en una novela de W. Bruce Cameron, nos encontramos ante una ficción blanca plena en lecciones morales de galleta de la suerte, abusando narrativamente de las casualidades y de toda clase de clichés dramáticos con trasfondo existencial más bien conservador. Pero Tu mejor amigo es coherente con su mirada idiota al mundo, porque cada historia en esta fábula de reencarnaciones caninas está filtrada por los ojos de Bailey, un protagonista de cuatro patas que es, asimismo, el elemental y bonachón narrador del relato. Sumándole a ello el buen trabajo en pantalla de los (adorables) canes, es difícil negarle la consistencia, dentro de sus límites, a esta bonita oda al rol de los animales domésticos en la felicidad middle class.

Ir a la película >