Crítica: La burbuja del blockbuster "adulto"

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Transcendence

Lo mejor:
La prometedora idea de base

Lo peor:
Su completa disfuncionalidad a nivel narrativo y conceptual

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
44 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Misterio
  • Fecha de estreno: 19/06/2014
  • Director: Wally Pfister
  • Actores: Johnny Depp (Will), Kate Mara (Bree), Rebecca Hall (Evelyn), Morgan Freeman (Joseph), Paul Bettany (Max), Cillian Murphy (Anderson), Cole Hauser, Clifton Collins Jr. (Martin), Xander Berkeley (Dr. Thomas Casey)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Checoslovaquia, China, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Con una apreciable carrera como director de fotografía a las espaldas, Wally Pfister debuta como realizador con una película de ciencia ficción cuyas ambiciones quedan patentes desde la premisa argumental. Transcendence explora los nuevos cauces por los que discurre nuestra identidad en tiempos en los que la creación de entornos virtuales cada vez más vastos y orgánicos nos obliga a replantear la relación del ser humano con una realidad cuya fisicidad va perdiendo su sólida consistencia de antaño. La historia del Dr. Will Caster, innovador y brillante especialista en Inteligencia Artificial que acaba mutando en una entidad etérea y omnisciente, nos remite a productos tan visionarios como Operación Brainstorm (1983), El cortador de césped (1992), Ghost in the Shell (1995) o la serie animada Serial Experiments Lain (1998), que supieron sortear los agotadores discursos tecnófobos para hacerse eco -para bien y para mal- de las nuevas maneras de incorporar experiencias y conocimientos en tiempos de hegemonía de lo virtual.

Es necesario recordar que Pfister trabajó mano a mano con Christopher Nolan en toda su filmografía desde Memento (2000). De hecho, con Origen (2010) se ganó el reconocimiento académico -en forma de estatuilla dorada- por su loable trabajo a la hora de crear atmósferas alucinadas y envolventes. De esta trayectoria previa encontramos rastros puntuales en algún hallazgo visual de Transcendence, pero lo que más se hace notar es el influjo del solemne manierismo tan característico del cine de Nolan. No debería extrañarnos, pues el cineasta británico ha marcado tendencia en el mainstream contemporáneo, abriendo la veda a la producción de blockbusters "de autor" que promulgan a los cuatro vientos que ya han cumplido la mayoría de edad. El gran problema es que, si bien en algunos casos hablamos de filmes auténticamente adultos y personales, en otros nos topamos con obras que se limitan a aparentar una suerte de madurez intelectual y estética cuando, en realidad, la plasmación de diálogos y situaciones no termina de estar a la altura de tan inflamadas pretensiones.

Transcendence pertenece, lamentablemente, a la segunda categoría. Su ampulosa puesta en escena, su carencia de sentido del humor y sus aires de gran tragedia no son suficientes para dotar de espesor dramático los conflictos internos de personajes planos interpretados, por si fuera poco, por unos Johnny Depp, Rebecca Hall y Paul Bettany visiblemente desorientados en sus papeles. El resultado final es un aparatoso mamotreto con un trasfondo sociopolítico digno del pulp más cochambroso. Sepultado el estimulante punto de partida bajo toneladas de explicaciones plúmbeas e innecesarias, la ópera prima de Pfister muere, paradójicamente, ahogada en su arrogante afán de trascendencia.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.