Crítica: El peluche de américa

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Ted 2

Lo mejor:
Que vaya un paso más allá y no se acomode en la réplica

Lo peor:
La trama del secuestro es irrelevante

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.2
18 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 31/07/2015
  • Director: Seth MacFarlane
  • Actores: Mark Wahlberg (John Bennett), Liam Neeson, Amanda Seyfried (Samantha Jackson), Jessica Barth (Tami-Lynn), Patrick Warburton (Guy), Morgan Freeman, Michael Dorn (Rick), Sam J. Jones (Sam Jones), Maggie Geha (enfermera), Bill Smitrovich (Frank), Martin Klebba (Chucky), Anita Soto (Miss America)Seth MacFarlane (Ted)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

No contento con poner patas arriba los cimientos del hogar familiar, Seth MacFarlane convierte ahora a Ted, ahí es nada, en una suerte de dilema sociológico, en un paria americano, en un marginado legal. El oso de peluche más deslenguado de América y alrededores cuaja, y esa es la buena noticia, como gran personaje trágico (en tono de choteo, se entiende) en una segunda entrega que mantiene con nota el pulso con la primera (o lo que es lo mismo, mismas virtudes y mismos defectos). La secuela procede con un cachondeo mayúsculo a parodiar, con una mala uva vitriólica y descarada, un asunto tan sacrosanto para la identidad estadounidense como la lucha por los derechos civiles.

MacFarlane hace de Ted un mártir social, y en el empeño eleva uno o dos puntos el nivel de la sátira, porque el puñetero oso de peluche se ha convertido en un problema que excede las responsabilidades del colgado de su compitrueno, es decir, ahí es nada, Ted se ha convertido en un asunto de estado. En esa vuelta de tuerca Ted 2 encuentra su razón de ser y se justifica plenamente como bis con recorrido propio. El peluche recurre a los tribunales para que le sea repuesta su dignidad humana y restituidos sus derechos legales de buen americano (sí, fumeta, colgado y con antecedentes policiales ¿y?). Y en ese via crucis legal MacFarlane regala los mejores minutos de la saga hasta la fecha, los más sulfúricos e insolentes.

Es cierto que la trama principal hace aguas por todos sitios (el retorno de Giovanni Ribisi está metido con calzador, la trama del secuestro, otra vez, no aporta más que molesto ruido de fondo) pero el marco satírico de la cinta es lúcido casi siempre. Ted 2 se hace fuerte, claro, en la digresión, y encierra un puñado de gags y puyazos verbales (políticamente incorrectísimos) ciertamente memorables.

MacFarlane eleva aún más si cabe (hablamos de una película de multisala, no lo olvidemos) el volumen de improperios, exabruptos y patadas a la pacata moralidad estadounidense. Se atreve a citar a Bill Cosby y a proponer chascarrillos a costa del accidente del avión de Germanwings, y regala un par de cameos descacharrantes (el de Liam Neeson en concreto es memorable) manteniendo el tipo sin altibajos reseñables durante los cien minutos que dura. Contra pronóstico, en fin, Ted sigue teniendo cuerda. Larga vida a Ted.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.