Crítica: Apabullante trama futurista, alegoría visual de las posibilidades del sueño en el cine, que reúne en una historia consistente y sorpresiva al mejor Leonardo DiCaprio de toda su carrera.

  • Autor: Miguel Garrido
  • Fecha:
Origen

Lo mejor:
La primera hora de su metraje es un manual de cómo se rueda una intriga.

Lo peor:
La última hora final, clímax de acción total, es demasiado total y extenuante.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
155 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Misterio
  • Fecha de estreno: 06/08/2010
  • Director: Christopher Nolan
  • Actores: Marion Cotillard, Joseph Gordon-Levitt, Leonardo DiCaprio, Cillian Murphy, Ken Watanabe, Lukas Haas, Michael Caine y Tom Berenger
  • Nacionalidad y año de producción: Estados Unidos, 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Aún es pronto para pronosticar que Christopher Nolan, probablemente el mejor y más innovador director occidental del cine de acción de nuestros días que se rueda dentro Hollywood, va a originar una punta de inflexión sin curva de bajada en el modelo de la ciencia-ficción vigente después de Matrix. Origen se inscribe en la corriente hipnótica de un cine inabarcable en su dimensión conceptual y estética, porque los principios que la fundamentan transgreden todo convencionalismo comercial caduco, excluyéndola del modelo de producto plano y artificioso que abunda, para renovar con exultante inteligencia el territorio baldío de la ciencia-ficción actual. Una gesta alucinada que redimensiona las posibilidades artísticas del tema del viaje onírico en el cine, fijadas desde una narrativa más o menos libre. El guionista y director británico Christopher Nolan entrega un apabullante mecanismo de impactantes secuencias cuya historia gira en torno a un grupo de especialistas que se introducen o extraen (la palabra origen es una errónea traslación del inglés; el título alude a la práctica clínica de la extracción), desde el interior del subconsciente dormido de la víctima, información vital que luego utilizan para su propio interés los clientes (empresas y corporaciones) que pagan por la extracción.

La valía del largometraje reside en que consigue como pocas interconectar todos sus niveles artísticos en un admirable universo de calidad y entretenimiento. Ésa es la razón de que Nolan se haya permitido rodar un argumento resbaladizo con vocación de imperecedero. Conceptualmente, tenemos una multiplicidad de motivos temáticos, copiosamente tratados en la ciencia-ficción (hay que explicar que el cine de Nolan no es tan subjetivo como quiere parecernos; se elabora desde la pura referencialidad artística, haciendo suya una combinación de títulos, géneros y referencias literarias que se superponen y aglutinan para una aplicación personal). Aquí tenemos el desdoblamiento psicológico, la inmersión en el sueño, la disolución de la realidad, el control sobre los individuos, la memoria como un elemento peligroso y poco fiable. Son los temas de Nolan, pero integrados en una superproducción futurista de intriga subida de tono, que tributa a James Bond, el polar francés, Phillip K. Dick, la saga del doctor Mabuse, el expresionismo francés y la estética publicitaria. Temas y ambientes amplísimos que Nolan sintetiza y circunscribe en una trama estructuralmente poco innovadora, más lineal y horizontal de lo que pueda parecernos en principio (no es la primera vez que se rueda un sueño dentro de otro sueño que es otro…), pero cuyo núcleo argumental es clásico: lo encontramos en las películas noir que desarrollan el esquema de un atraco perfecto, de un robo.

La producción visual posee los mejores decorados contemporáneos de maqueta clásica de ciencia ficción que se recuerdan en décadas. Y los efectos especiales se aplican sólo en los trucos necesarios. Por lo que Origen, alegoría visual hecha desde el criterio de calidad, es una historia sobre las posibilidades subjetivas de la mente humana, rindiendo homenaje por encima de todos al éxtasis imaginario, a las ilusiones ópticas y a las paradojas imposibles del holandés del siglo XVII Cornelius Esher. Pero además, hay mucha vida en la interpretación prudente de un elenco brillante de actores que nunca son excesivos. Por dar una clave, Leonardo DiCaprio tiene la mejor actuación de toda su filmografía. Y el drama magnetizante que mantiene con la mujer muerta que aparece en sus sueños tributa la poeticidad que tenía El año pasado en Marienbad. Como turbadora es su interacción con el resto de actores: desde Marion Cottilard a Ken Wattanabe, desde Michael Caine a Gordon Levitt. En conjunto, la séptima película de C. Nolan, constituye un fuera de serie difícil de superar por el momento.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.