Crítica: Un romance construido en elipsis es el epicentro de este convencional drama sentimental servido por una decepcionante Lone Scherfig

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
One Day (Siempre el mismo día)

Lo mejor:
El buen hacer de la pareja protagonista

Lo peor:
Que esperábamos mas de Lone Scherfig

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Romántica
  • Fecha de estreno: 14/10/2011
  • Director: Lone Scherfig
  • Actores: Anne Hathaway (Emma), Jim Sturgess (Dexter), Tom Mison (Callum), Rafe Spall (Ian), Joséphine de La Baume (Marie), Patricia Clarkson (Alison), Ken Stott (Steven), Heida Reed (Ingrid), Jodie Whittaker (Tilly)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

La gracia de One Day (Siempre el mismo día) está en la ocurrencia de base. Un drama romántico que se desarrolla fundamentalmente en elipsis y que se materializa a lo largo y ancho del tiempo únicamente durante un día, el 15 de julio, en el que el filme somete a examen los progresos y retrocesos del romance. Lo malo es que detrás de la ocurrencia comparece un melodrama sentimental de libro, afectado y frecuentemente manipulador. "One Day (Siempre el mismo día)" es un paso atrás en la carrera de Lone Scherfig, que apuntó buenas maneras como directora académica hollywoodiense con la curiosa Una educación.

Aquí se repliega para desaparecer detrás de los méritos o deméritos de otros. Basada en el best-seller homónimo de David Nichols, también autor del guión, y humanizada por las convincentes composiciones de Anne Hathaway (aunque dicen los que tiene oído fino que su emulación del acento inglés roza lo grotesco) y Jim Sturgess, "One Day (Siempre el mismo día)" da de sí lo que da de sí su singular planteamiento; es decir, que dura lo que dura la sorpresa y el desconcierto frente a la atrevida estrategia narrativa.

Es justo admitir que Scherfig pilota el drama elevándolo por encima de la media de lo que se lleva en esta suerte de merengues románticos, pero no basta. "One Day (Siempre el mismo día)" es agradable de mirar; su sentimentalismo fronterizo con la sensiblería no irrita y la tendencia, inevitable, al exabrupto lacrimógeno es lo suficientemente discreto como para no morir de empacho.

Con todo lo nuevo de Scherfig está muy lejos de ser más que eso, un ingenioso best-seller traducido en convencional dramón de chico conoce chica y chico y chica se enamoran en el que, eso sí, y ahí reside la gracia, hay que lidiar con socavones, zanjas narrativas y agujeros negros. La fórmula funciona dignamente durante un rato. Luego le cogemos el tranquillo y perdemos la fe. La guinda es un clímax complaciente y azucarado de película muy menor. Eso sí, previsiblemente encandilará a féminas adictas al cine tortuosamente amoroso.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.