Crítica: Antoine Fuqua especula en tono nacionalista y patriótico con un ataque terrorista a Washington en un thriller de acción presvisible del primer al último plano

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Objetivo: La Casa Blanca

Lo mejor:
El competente plantel de secundarios

Lo peor:
Su cargante tono patriotero

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
17 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 10/05/2013
  • Director: Antoine Fuqua
  • Actores: Gerard Butler (Mike Banning), Aaron Eckhart (Presidente Benjamin Asher), Finley Jacobsen (Connor), Dylan McDermott (Forbes), Rick Yune (Kang), Morgan Freeman (Portavoz Trumbull), Angela Bassett (Director del Servicio Secreto Lynn Jacobs), Radha Mitchell (Leah), Cole Hauser (Roma), Ashley Judd (Margaret Asher)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Antes del 11-S, películas así, henchidas de orgullo patriótico, ultranacionalistas y abiertamente militaristas, no habrían tenido razón de ser. Pero EE.UU. atraviesa un período de autoafirmación colectiva en la que la sacralidad de los símbolos, y la obsesión por poner un rostro a la perpetua amenaza invisible, hace viable este nuevo estado de ánimo, en el que el espíritu patriótico del cine de Guerra Fría vuelve a encajar y a tener un eco social significativo. Objetivo: La Casa Blanca es de esa clase de película. Dos horas de adrenalina nacionalista y culto a la bandera estadounidense a colación de un inverosímil ataque a la Casa Blanca.

Pero la lectura literal es irrelevante, porque en el fondo la cinta de Fuqua es una parábola de los nuevos tiempos, que focaliza la paranoia antiterrorista norteamericana en el asalto a los dos iconos esenciales del poder estadounidense, el Presidente y su residencia. Lo demás es un guion de mínimos vertebrado alrededor del "Los Estados Unidos de América no negocian con terroristas".

Indicada solo para fanáticos del cine de acción de serie B con fachada de serie A, capaces de digerir los mensajes políticos de consumo interno que hacen de esta una película tan empalagosamente americana, la nueva propuesta del director de Training Day vende eso, furor y fervor estadounidense. Lo demás es un trilladísimo esquema de cine de rescate contra el reloj. Previsible del primer al último plano, Objetivo: La Casa Blanca es de esas películas que no tiene ni un solo as en la manga: sabes cómo termina desde el momento en que tomas posesión de tu butaca.

Terroristas norcoreanos estereotípicos, héroes patrios de perogrullo y un innegable empeño de reciclar la fórmula La jungla de cristal en versión nacionalista. Esos son los ejes sobre los que se mueve el mecánico espectáculo. Huelga decir que Gerard Butler no es Bruce Willis, que Aaron Echart es el presidente USA más improbable de la historia, y que Morgan Freeman y Melissa Leo dan la talla, como siempre.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.