Artículo: Objetivo: La Casa Blanca

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 10/05/2013

El pellejo del presidente está en serio peligro en lo nuevo de Antoine Fuqua (“Training Day”).

Objetivo: La Casa Blanca
  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 10/05/2013
  • Director: Antoine Fuqua
  • Actores: Gerard Butler (Mike Banning), Aaron Eckhart (Presidente Benjamin Asher), Finley Jacobsen (Connor), Dylan McDermott (Forbes), Rick Yune (Kang), Morgan Freeman (Portavoz Trumbull), Angela Bassett (Director del Servicio Secreto Lynn Jacobs), Radha Mitchell (Leah), Cole Hauser (Roma), Ashley Judd (Margaret Asher)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

El nuevo proyecto de Antoine Fuqua nace para responder a una pregunta morbosa. ¿Está seguro el pellejo del presidente de los EE.UU.? ¿Es posible asaltar la Casa Blanca y burlar los protocolos de defensa que protegen al hombre más poderoso del mundo? La respuesta a ambas preguntas es no y sí. En línea con ese sentimiento de paranoia colectiva, con esa revalorización de los símbolos nacionales y la permanente amenaza invisible, lo nuevo del director de Training Day especula con esa debilidad patriótica post 11-S llevada al extremo.

En efecto, un comando norcoreano (cómo no), asalta los cielos de Washington haciéndose con el control de la Casa Blanca y manteniendo al Presidente (Aaron Eckhart) como rehén. Ante tan crítico escenario no queda otra que delegar en el presidente de la Cámara (Morgan Freeman), que en ausencia del presidente y vicepresidente, deberá hacerse con las riendas del país y gestionar la crisis. Pero la acción desde el despacho no basta. Así las cosas, un exmiembro de los servicios secretos caído en desgracia (Gerard Butler), es la única esperanza de un país al borde del precipicio. Fuqua quería que su película se moviera en un escenario-contexto perfectamente realista, para ello contó con el asesoramiento de miembros activos de los servicios secretos y la CIA. Eso y reafirmar con patriótico orgullo desde la gran pantalla aquello de “Los Estados Unidos de América no negocian con terroristas”.

Héroes americanos

Mike Banning. Como Clint Eastwood en En la línea de fuego, Gerard Butler vive en un sinvivir por no haber podido impedir el en pasado una desgracia en el entorno presidencial. Desde entonces no levanta cabeza, pero América siempre necesita a los héroes de vieja escuela, y el secuestro del presidente le proporciona la ocasión de redimirse. Gerard Butler, que además participa como productor (últimamente se implica en todos sus proyectos desde el otro lado de la cámara), repetirá con Antoine Fuqua en su próxima película, Hunter Killer.

Benjamin Asher. Aaron Eckhart nunca pensó, por edad, que alguien le pediría meterse en la piel del hombre más poderoso del planeta. El caso es que Fuqua buscaba a un actor joven y apuesto para encarnar a un presidente de los Estados Unidos del siglo XXI, bien parecido y en buena forma. Asher es rehén de los terroristas, pero es un tipo duro que no se deja amilanar por un norcoreano cualquiera. Veremos a Eckhart en lo nuevo de Stuart Beattie (I, Frankenstein) y al lado de Olga Kurylenko en el thriller de acción El último testigo.

Allan Trumbull. Fuqua confesó que se sintió intimidado ante su legendaria presencia. De hecho no sabía muy bien cómo guiarle. A actores así, a fin de cuentas, ¿cómo atreverte a darles instrucciones? Morgan Freeman encarna aquí al presidente de la Cámara de los Representantes, que ante la gravedad de la situación, debe coger el toro por los cuernos y ejercer de presidente en funciones para gestionar la crisis. En cartelera con Oblivion, el oscarizado actor protagonizará el nuevo thriller de Louis Leterrier, Ahora no me ves.

Y además

Ciudad muy caliente

Estudió ingeniería eléctrica, pero acabó triunfando en el mundo del audiovisual. Antoine Fuqua se hizo un nombre como director publicitario, al servicio de marcas comerciales como Reebok, Armani o Toyota. El siguiente paso fue conquistar el mundo del videoclip musical, donde cuajó como uno de los mejores profesionales en circulación en los 90, trabajando con artistas como Prince, Coolio o Stevie Wonder, entre otros muchos. En 1998 da finalmente el salto al cine, con la cinta de acción Asesinos de reemplazo, protagonizada por Chow Yun-Fat. Erró el tiro con su siguiente proyecto, Bait, pero en 2001 llegó su consagración definitiva con TrainIng Day, su película más emblemática, y la mas aclamada por crítica y público. Denzel Washington, de hecho, le debe todo un Oscar. El éxito de la cinta disparó sus acciones, pero desde entonces, plenamente integrado en el mainstream, no ha acabado de pegar en la diana ni con Lágrimas del sol, ni con Rey Arturo, El tirador o, más recientemente, Los amos de Brooklyn.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.