Crítica: Eric Bana y Rachel McAdams tiran de oficio y fotogenia para intentar en vano salvar los muebles de un drama romántico amorfo y estomagante

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Más allá del tiempo

Lo mejor:
El oficio de sus dos actores protagonistas

Lo peor:
Que se parezca tanto a otras mucho mejores

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
7 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Romántica
  • Fecha de estreno: 23/04/2010
  • Director: Robert Schwentke
  • Actores: Rachel McAdams (Clare), Eric Bana (Henry), Arliss Howard (Richard), Ron Livingston (Gómez), Stephen Tobolowsky (Dr. David Kendrick), Jane McLean (Charisse)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2009
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

La coletilla esa que adjudica la paternidad del último merengue romántico en circulación al guionista, al productor, al responsable de catering o al chico del café de "El diario de Noa" empieza a ser todo un aviso a navegantes para mantener los pies en la calle y no cruzar el umbral de la puerta del cine. "Más allá del tiempo" también está emparentada de carambola con aquella; de la que hereda el pasteleo crónico y la estética incurable de portada de best-seller romántico de título exótico y hombre y mujer de plástico fundidos en un beso estratosférico.

Pero aunque la cinta de Robert Schwentke no tiene nada de original, guarda parecidos mucho más razonables, más allá de la presencia común de Rachel McAdams, con otras dos notables fábulas fantásticas revestidas de barniz amoroso y determinismo trágico. Hablamos de "Ghost", no en vano el guionista es el mismo, y "La casa del lago". "Más allá del tiempo" se apunta a ese vendaval de pasiones intertemporales, más allá de la vida y de la muerte, de la lógica del aquí y ahora y de la intensidad deprimente del amor eternamente a contrapié. Schwentke se esmera en reproducir tópicos y en aplicar fórmulas holgadamente testadas en el vano empeño de dotar de nervio y emociones del mundo de los humanos un relato que se hunde sistemáticamente en el artificio de un jaleo paranormal cutre y predecible y en la intensidad impostada de las miradas cruzadas de dos amantes condenados a separarse en el ajo de la pasión a su pesar. Eric Bana aparece y desaparece con aire retro, cual si de personaje de una serie de ciencia-ficción televisiva del año de la polka se tratara.

No nos la creemos, ni falta que hace. Lo que si es preciso es que nos emocione, y tampoco cae esa breva. Mecánica hasta la jaqueca, inmisericorde ejercicio de cortar-pegar de aquí y de allí, sensiblera y retorcidísima en su no pocas veces risibles tirabuzones argumentales, "Más allá del tiempo" vende dos horas de estomagantes calorías para glotones crónicos del azúcar sin refinar. Bana y McAdams posan guapos y hacen lo que pueden porque a la cinta no se le vean tanto las costuras y la estrechez de miras. Pero no basta, el empacho, a la larga, acaba derrotando a las sensibilidades menos exigentes.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.