Crítica: Las hienas de Wall Street

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La gran apuesta

Lo mejor:
Que la intrincada terminología financiera no ahogue a espectadores no iniciados

Lo peor:
Algún que otro personaje a medio cocer

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.9
84 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 22/01/2016
  • Director: Adam McKay
  • Actores: Christian Bale (Michael Burry), Brad Pitt (Ben Rickert), Ryan Goslin (Jared Vennett), Karen Gillan (Evie), Marisa Tomei (Cynthia Baum), Finn Wittrock (Jamie Shipley), Melissa Leo (Georgia Hale), Rafe Spall (Danny Moses)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Prima espiritual de Margin Call o El lobo de Wall Street, en tanto que semblanza atónita desde Hollywood de las hediondas aguas que trajeron los lodos del crash del 2008, pero con una proximidad respecto a los escalofriantes hechos en la inercia didáctica de La doctrina del Shock y otros documentales afines sobre las dinámicas del terrorismo financiero, La gran apuesta cuaja como un magnífico relato neogangsteril desde las alturas del rascacielos desde el que se mueven los hilos del capitalismo del desastre. La propuesta de Adam McKay se ofrece como una inmersión pedagógica, asombrosamente accesible dado lo peliagudo de la terminología financiera, en los siniestros tecnicismos y eufemismos de Wall Street, tratando de destripar con una mirada poliédrica los antecedentes del desastre y las disyuntivas morales e inmorales de los pirómanos canallas que propiciaron el colapso.

McKay observa la tragedia desde las especulativas maniobras de quienes supieron prever el tsunami desde dentro, y que vendieron su alma al diablo, entre remordimientos más o menos consistentes, apostándolo todo, custodiando el secreto del monumental negocio, a la ruina de millones de americanos y al colapso estrepitoso de la economía universal. La tragedia es austera, y la dramatización sutil porque los personajes y sus circunstancias son combustible de sobra para que, a través de una puesta en escena eléctrica y un envoltorio visual muy ingenioso, la película cuaje como la mejor aproximación del cine USA hasta la fecha a los sórdidos porqués de la "crisis".

Desde la visión caleidoscópica y coral de las artimañas de estos ludópatas incurables, de estos canallas que no necesitan somnífero para dormir, McKay opta sabiamente por convertir la estafa en farsa y comedia de esas de las de reír por no llorar, logrando que la densidad del leitmotiv financiero no lastre meteórica progresión de un relato apuntalado por un puñado de soberbias composiciones (con mención especial para un brillante Steve Carell).

La gran apuesta es al mundo de las altas finanzas pre Lehman Brothers algo así como lo que fue Syriana a los tejemanejes de los magnates petroleros y sus matones. McKay logra modelar una película didáctica sin que lo parezca, sin sacrificar un ápice del rigor dramatúrgico y/o de la complejidad técnica del deleznable procedimiento de los estafadores. Todo un logro dadas las circunstancias. Probablemente la gran película de ficción de la crisis hasta la fecha. Así de claro.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.