AVISO: pese a la cancelación y el cierre de eventos y salas, en Guía del Ocio vamos a continuar informándote de alternativas para que disfrutes del ocio desde casa.

Crítica: Desconcierto político

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Joker

Lo mejor:
El tratamiento digital de la fotografía, que concreta una plástica propia de las viñetas

Lo peor:
Se va a conceder a la película una importancia desmesurada, lo que solo la perjudicará con el tiempo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.9
8 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 04/10/2019
  • Director: Todd Phillips
  • Actores: Joaquin Phoenix (Arthur Fleck / Joker), Robert De Niro (Murray Franklin), Zazie Beetz (Sophie Dumond), Frances Conroy (Penny Fleck), Shea Whigham (Detective Burke), Brett Cullen (Thomas Wayne), Douglas Hodge (Alfred Pennyworth)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., Canadá, 2019
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

Resulta curioso que la anterior gran encarnación fílmica del supervillano nacido en los cómics de la editorial DC, El caballero oscuro (2008), personificase el caos bajo la batuta de un obseso del control, Christopher Nolan. Mientras que la orquestada en 2019 por el director Todd Phillips presume de poner orden en el personaje, de brindarle coartadas psicológicas y un papel verosímil en nuestro mundo, aunque sus imágenes solo transmitan caos. Como tantas películas evento de hoy, Joker es un ejercicio aplicado de citas, explicaciones y autojustificaciones, así como un prodigio de montaje y fotografía. Pero en su descripción realista de un hombre abandonado a su suerte por nuestro statu quo socioeconómico, que halla una vía de escape a su marginalidad en la locura y el crimen, nunca adquiere personalidad propia ni escapa a los condicionantes ideológicos y de producción que la rodeaban. De ahí que su confusión narrativa y, sobre todo, política, proclamada sin ambages por el protagonista, sea casi absoluta. Joker es apasionante: no sabe decir nada del presente pese a sus inmensos esfuerzos, y de su ineptitud se deducen en cambio discursos clarividentes sobre nuestros muchos problemas.

Ir a la película >