Crítica: Un mundo en el que el dinero es el tiempo es la excusa de Andrew Niccol para fabricar un thriller de ciencia ficción que va clamorosamente de más a menos

  • Autor:
  • Fecha: 07/12/2011
In Time

Lo mejor:
El potencial de la premisa de base

Lo peor:
Que los automatismos acaban aguando la fiesta

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
24 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Suspense
  • Fecha de estreno: 02/12/2011
  • Director: Andrew Niccol
  • Actores: Justin Timberlake (Will Salas), Amanda Seyfried (Sylvia Weis), Olivia Wilde (Rachel Salas), Alex Pettyfer (Fortis), Cillian Murphy (Raymond Leon), Johnny Galecki (Borel), Matt Bomer (Henry Hamilton)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Como tantas otras rutinarias muestras del género, In Time se hace fuerte en la ocurrencia, en la sustancia de una premisa original jugosa y con potencial de coartada de gran película. Vivimos en la era de la premisa perfecta; se contrata guionistas para que ideen una sinopsis arrolladora; lo que venga detrás ya es otra guerra que, en el fondo, interesa menos. In Time no se vende por el rigor de su desarrollo sino por el atractivo reclamo futurista del planteamiento.

 

Y lo cierto es que a Hollywood ya solo le interesa que el público muerda el cebo; lo de entretener digna y responsablemente es secundario. Y en esas anda Andrew Niccol con un cebo apetecible entre manos. In Time, otra vez, es ciencia ficción de sinopsis, de argumento de medio folio.

 

Todo muy atractivo a primera vista pero decepcionante a segunda. Otra vez prima la contundencia de un reclamo muy vistoso, muy hábilmente diseñado y la promesa de una ciencia-ficción genuina que al final lo vemos. Pues eso, que Niccol nos engatusa durante media hora, después se le acaba la pólvora, la sinopsis de medio folio no da para más y para rellenar metraje se tira de automatismos, de clichés y de acción, visualmente muy solvente, de segunda mano. In Time no es ni de lejos lo que promete ser.

 

La atractiva excusa de un mundo moralmente apocalíptico en que la divisa común es el tiempo ofrece el espejismo de una gran película que no llega. Bien al contrario la cinta deviene rutinaria, esbozando metáforas un tanto gruesas acerca del canibalismo capitalista a colación de un existencialismo de blockbuster demasiado suave y demasiado obvio.

 

Lo bueno es que la inercia del primer acto es lo suficientemente sólida como para que lleguemos a la meta sin mirar el reloj; In Time es un divertimento curioso a pesar del vano empeño de Justin Timberlake, totalmente desafinado, por cuajar como actor y estrella al mismo tiempo. De lo segundo va en camino, de lo primero aún está muy lejos.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.