Crítica: Disney intenta retomar el carácter atávico de sus cuentos de hadas con una película que apunta maneras de cara al inminente futuro

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Enredados

Lo mejor:
El aroma Disney de toda la vida

Lo peor:
La a veces ortopédica lucha por conciliar lo de antes y lo de ahora

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
76 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 04/02/2011
  • Director: Nathan Greno, Byron Howard
  • Actores: Mandy Moore (Rapunzel ), Zachary Levi (Flynn Rider), Donna Murphy (Madre Gothel), Ron Perlman (Hermano Stabbington ), M.C. Gainey (Capitán de la guardia), Richard Kiel (Vlad), Delaney Rose Stein (joven Rapunzel)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: Todos los públicos y especialmente recomendada para la infancia

+ info

Que Disney está intentando retomar la senda de antaño, de ofrecer un producto diferenciado de Pixar, que hunda sus raíces en los principios ancestrales que hicieron grande al estudio es perfectamente evidente. Tiana y el sapo y ahora Enredados van por ese resucitado camino. Es, ni más ni menos, el retorno de los denostados cuentos de hadas, subgénero de la animación sobre el que Disney tiene la patente a juzgar por el desinterés de la competencia por abundar en esos mitos, aparcados tiempo ha en el cajón de la nostalgia desde los lejanos tiempos de Aladdin y sucedáneos.

El nuevo modelo es un revival tuneado, que presupone la escasa familiaridad de la platea infantil con los cuentos de antaño, y que cristaliza en Enredados en lo que tiene toda la pinta de ser camino a seguir. Con un despliegue técnico asombroso y sin pegas posible (luce de maravilla es astronómico presupuesto a disposición) la película reinventa (mucho además) Rapunzel, clásico entre los clásicos de los hermanos Grimm, enteramente a su bola y abundando en la filosofía imperante de subvertir las normas elementales del cuento clásico, inundando de imperfecciones posmodernas a los inmaculados inquilinos tradicionales de los cuentos de hadas.

Enredados tiene aroma del viejo Disney, y esa es la mejor de sus virtudes; una princesa con carácter, un truhán encantador de corazón noble, un par de animalillos graciosos y bromistas y todo en encanto musical de los clásicos de los días de gloria.

Muy lejos aún del nivel cómico-romántico del recordado antaño, Enredados se esmera en restaurar el feeling con lo clásico con muy buenas intenciones y toneladas de encanto. El problema es el de casi siempre, la inútil necesidad de modernizar lo antiguo, de remozar lo de siempre con los usos y costumbres, a veces ortopédicos del ahora.

A Enredados le hace mucho daño su empeño por estar a la altura del presente con un look modernillo que no le sienta especialmente bien: el romance funciona, la dinámica del cuento también, es la comedia sin lugar a dudas el talón de Aquiles de la película. Disney aspira a deleitar a públicos generacionalmente distantes, y le cuesta horrores encontrar el punto de intersección, y el humorismo ramplón es el efecto colateral más grave. Con todo Enredados apunta maneras de resurrección; hace pocos años esa palabra era una utopía en casa Disney.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.