Crítica: A la sombra de malick

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
En un lugar sin ley

Lo mejor:
La inspirada pareja protagonista

Lo peor:
Se le ven demasiado las costuras estéticas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
28 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Cine negro
  • Fecha de estreno: 09/05/2014
  • Director: David Lowery
  • Actores: Rooney Mara (Ruth Guthrie), Casey Affleck (Bob Muldoon), Ben Foster (Patrick Wheeler), Keith Carradine (Skerritt), Kennadie Smith (Sylvie Guthrie), Jacklynn Smith (Sylvie Guthrie), Nate Parker (Sweetie), Robert Longstreet (Cowboy Hat), Charles Baker (Bear), Augustine Frizzell (Sissy), Kentucker Audley (Freddy), David Zellner (Zellner)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: Pendiente por calificar

+ info

Dice David Lowery que nunca en su vida había visto una película de Terrence Malick antes de finalizar el rodaje de En un lugar sin ley. Cuesta creerlo, y es que los parecidos entre su última película y Malas tierras (y no solo) son más que razonables. Lowrey es un narrador más lineal, más previsible, menos etéreo, pero su proximidad a Malick no se define solo en cierta afinidad temática, sino en un libro de estilo que parece prestado. Recreándose, como el maestro, en los contraluces del atardecer para filmar las carantoñas apasionadas de su pareja protagonista, perdiendo la mirada entre las copas de los árboles en busca de una dimensión cuasi espiritual del amor, Lowrey define un estilo que él jura propio pero que se parece demasiado al del director de "La delgada línea roja". Con todo, copiar a los grandes no es pecado, ni mucho menos.

En un lugar sin ley desnuda el vínculo irreductible entre dos amantes unidos por el sentimiento y por el delito, que se buscan pero no se encuentran ante la desdicha de una separación forzosa, con rejas de por medio. Dramón romántico (pero en el buen sentido de la expresión, no en el malo) con ramalazos de western intimista y sentimental, el filme conmueve, absorto sí en la luz solar al atardecer, ocasionalmente en la inopia ralentizando el drama para no se sabe qué, pero pautado por una sensibilidad exquisita, la de Lowrey, para palpar los vaivenes del amor maldito, desmantelado por la fatalidad y una providencia permanentemente adversa.

La clave de bóveda es el ajustado equilibrio entre géneros; es cine de mucho oficio porque amaga con éxito registros varios que combinados forman un todo muy homogéneo. Hay tras la cámara, no hay duda, un director que sabe bien lo que se hace, auxiliado por un magnífico trabajo de dirección de fotografía y por la química impagable entre dos de los actores más brillantes de su generación: Rooney Mara, cada vez más y más sólida, y un Casey Affleck que se prodiga demasiado poco frente a la cámara en los últimos años.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.