Crítica: La fórmula Green

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Ciudades de papel

Lo mejor:
Cara Delevingne

Lo peor:
Lo inverosímiles que resultan muchas de sus argucias narrativas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.1
36 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Aventuras
  • Fecha de estreno: 07/08/2015
  • Director: Jake Schreier
  • Actores: Nat Wolff (Quentin Jacobsen), Cara Delevingne (Margo Roth Spiegelman), Cara Buono, Halston Sage (Lacey Pemberton), Austin Abrams (Ben Starling), Caitlin Carver (Becca Arrington), Justice Smith (Radar), Griffin Freeman (Jase), Meg Crosbie (Ruthie), Kaitlyn Ervin (estudiante universitaria), Jaz Sinclair (Angela)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Espoleada por el éxito universal de Bajo la misma estrella, un drama romántico juvenil con buenos mimbres, Fox se apresura ahora a tirar del hilo antes de que el filón se enfríe. En efecto Ciudades de papel es la adaptación exprés de un nuevo texto de John Green, nuevo icono de la novela iniciática estadounidense, que se sumerge, con un contundente menú de estereotipos como carta de presentación, en las mareas del primer amor, en la épica del final de la adolescencia y en los a ratos traumática y a ratos memorable ritos de paso desde la pubertad a la edad adulta. Lo hace con todos los códigos de un molde literario de fórmula, apelando a emociones muy primarias y empatías gestadas con la ley del mínimo esfuerzo.

A diferencia de Bajo la misma estrella, que lograba niveles de espesor dramático estimables y, por tanto, sabía ganarse también a un público adulto consciente de las limitaciones del formato, la propuesta de Jake Scheier es carnaza de adolescentes enamoradizos y enamoradizas, cebo para un público fácil y agradecido que recoge el guante lanzado por un Green que no busca dobleces ni rincones oscuros que empañen la pegada comercial de su producto.

En efecto Ciudades de papel padece déficit de espontaneidad. Todo en ella parece estratégicamente medido con escuadra y cartabón; los diálogos suenan extremadamente literarios, las situaciones oscilan entre lo improbable y lo inverosímil y los personajes, un tanto acartonados, están cortados por el patrón de los arquetipos de manual. Scheier se pasa de frenada, y su película se pone más ñoña de lo que debiera cuajando como best-seller audiovisual y sacrificando en el empeño cualquier atisbo de autenticidad, con una propuesta narrativa demasiado cuadriculada y estandarizada.

 La cinta viene a ser un cruce entre una película romántica de instituto, con todos los lugares comunes del género desfilando sin apenas matices, y una road movie blandita, esqueleto de un relato de iniciación demasiado plano, sin aristas ni consistencia. Son loables los esfuerzos de Nat Wolff y, sobre todo, de una Cara Delevingne sobrada de tablas y desparpajo, sin duda el mejor argumento en favor de una película que, eso sí, sabe explotar muy bien las debilidades/sensibilidad generacional de su público objetivo.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.