Crítica: Linklater cierra las andanzas amorosas de Jesse y Celine por todo lo alto indagando en la cara B del romance idílico con una brillante y coherente secuela

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Antes del anochecer

Lo mejor:
Que Linklater y cía sigan teniendo tanto que contar

Lo peor:
Nada reseñable

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.9
37 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 28/06/2013
  • Director: Richard Linklater
  • Actores: Ethan Hawke (Jesse), Julie Delpy (Celine), Seamus Davey- Fitzpatrick (Hank), Jennifer Prior (Ella), Charlotte Prior (Nina), Xenia Kalogeropoulou (Natalia), Walter Lassally (Patrick), Ariane Labed (Anna), Yiannis Papadopoulos (Achilleas)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Pues sí. No hay dos sin tres, y con películas como esta ese axioma debería ser universal e indiscutible. Nadie habría dado un duro hace década y media por Antes del amanecer como franquicia, y resulta que pasan los años y las películas y cada vez el universo emocional de Jesse y Celine es más diáfano y coherente. Como por arte de magia Linklater, Hawke y Delpy han conseguido que aquel fugaz romance vienés de veinteañeros siga vigente, y que una trilogía que jamás se planteó como tal, resulte tan homogénea, tan extraordinariamente vigente, tan brillantemente llena de sentido. Y sí, en efecto, Linklater ha vuelto a pegar en la diana, por tercera vez, con los mismos ingredientes, desmontando las tesis de quienes auguran, antes o después, una secuela de más, que arruine la magia de la saga romántica por excelencia de las últimas décadas.

Antes del anochecer se prestaba a ser esa película, pero no lo es, al contrario. Se acabaron las proyecciones idílicas, los amores virtuales en un contexto vital y geográfico imposible, los romances soñados y perfectos. Han pasado los años, Jesse y Celine son pareja, y tienen hijos. El tiempo ha matizado la ingenuidad de los encuentros fortuitos de Viena y París, al fin y al cabo, el amor ideal es un espejismo que se evapora en cuanto deja de ser una utopía. Antes del anochecer se propone así como película universal acerca de las bambalinas de esos idílicos finales felices de películas románticas en las que el amor triunfa por encima de todo.

¿Qué fue después del beso de película? Pues más o menos esto: fantasías románticas evaporadas y la titánica guerra del compromiso a largo plazo que hay que defender con uñas y dientes en el mundo real, sobreviviendo a la convivencia y a las decepciones. Así, Antes del anochecer cierra el ciclo (¿o no?) por todo lo alto. Del amor ideal y juvenil de Viena, al desengaño de los treintaytantos en París, para llegar a la dura realidad de una interdependencia que no acepta a los cuarenta sueños como combustible.

Los mismos diálogos brillantes de siempre, las dosis de exotismo tan brillantemente integradas en la historia (Grecia es aquí un sugerente escenario que no esconde esa dimensión tan actual de paraíso perdido), esos planos-secuencia que han creado escuela e impuesto un nuevo canon de cine romántico adulto e inteligente. Antes del anochecer completa el ciclo del amor romántico en todas sus edades con una entrega que no es mejor que sus dos predecesoras pero tampoco, y ya es mérito, peor.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.