Buscar
Imprimir

Crítica: Insustancial ración de músculo por cortesía de Renny Harlin en un espectáculo de acción sin ton ni son absolutamente prescindible

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
12 trampas

Lo mejor:
No es larga

Lo peor:
Harlin está para que le jubilen

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
1.2
21 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 11/09/2009
  • Director: Renny Harlin
  • Actores: Renny Harlin (Danny Fisher), Steve Harris (Aiken), Aidan Gillen (Miles), Brian White (Hank), Gonzalo Menendez (Ray Santiago), Taylor Cole (Erica), Kyle Clements (Dave Fisher), Travis Davis (Anthony), Nick Gomez (Samuel)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2008
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

"12 trampas" es cine de acción con un pie en el pasado. Su mecanismo está oxidadísimo y la adrenalina quiere brotar a chorro limpio apoyándose en el pim, pam, pum gratuito de una película sin más argumentos que el movimiento bruto de sus improbables personajes. Con una venganza amorosa como telón de fondo, a la manera de las peores películas de Jean-Claude Van Damme, Renny Harlin renueva los argumentos de quienes ven en él a uno de los cineastas hollywoodineses peor tratados por el tiempo del panorama actual. "12 trampas" no brinda ni un sólo argumento para rebatir esa idea. El problema es que "Cleaner", que era al thriller lo que ésta es al cine de acción, es decir cine de aroma antiguo, inmóvil y carente de nervio, está demasiado reciente en el recuerdo y empezamos a pensar que Harlin ya agotó todos los comodines a disposición.

Con "12 trampas" se monta un espectáculo estruendoso y hueco para incondicionales del músculo sin fibra, del ruido sin orden ni concierto. No nos creemos nada de los que en ella ocurre, no nos implicamos en las peripecias saltarinas del atribulado protagonista y miramos el jaleo con absoluta indiferencia. Harlin es incapaz de crear atmósfera, suspense o expectativas. El final de su película se ve venir desde el primer minuto y en la caótica gymkana que da título al invento manda el disparate y la ilógica. Hay más, lamentablemente.

Y es que "12 trampas" es de esas películas en las que no funciona absolutamente nada. No contento con defender guión tan indefendible, Harlin se hace con los dudosos servicios del luchador de la WWE John Cena, que no es nuevo en estas lides pero como si lo fuera. Su expresividad es gélida y su capacidad de transmisión ninguna. La película está protagonizada por un hierático trozo de carne. Demasiado despropósito para tan poca película.

Ir a la película >