Buscar
Imprimir

Crítica: Los fantasmas de EE.UU.

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
12 años de esclavitud

Lo mejor:
Todo

Lo peor:
Perdérsela

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
194 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 13/12/2013
  • Director: Steve McQueen
  • Actores: Chiwetel Ejiofor (Solomon Northup), Lupita Nyong´o (patsey), Brad Pitt (Bass), Michael Fassbender (Edwin Epps), Alfre Woodard (Srta. Shaw), Michael Kenneth Williams (Robert), Paul Giamatti (Freeman), Dwight Henry (Tío Abram), Scoot McNairy (Brown), Sarah Paulson (Sra Epps), Benedict Cumberbatch (Ford), Garrett Dillahunt (Armsby)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Steve McQueen es experto en describir recorridos emocionales extremos. Sus personajes caminan por el agudo filo de la navaja sometidos a situaciones de estrés insoportable, en el mismísimo umbral de la desesperación. El fruto de ese viaje al infierno es recobrar la dignidad perdida, la humanidad, el cariño y el respeto del entorno. Los sufridos protagonistas de Hunger, Shame y 12 años de esclavitud tienen dos cosas en común: sobreviven en un entorno hostil, físico o mental: la huelga de hambre en una prisión irlandesa, la adicción al sexo y la humillante experiencia de la esclavitud. Los tres se enfrentan a una experiencia deshumanizadora y alienante. Por otro lado los tres tratan, a su modo, de romper cadenas, de eludir un cautiverio que amenaza con destruirlos.

No sorprende, en absoluto, la necesidad del director británico de explorar la experiencia de la esclavitud hasta sus últimas consecuencias. 12 años de esclavitud no es, de hecho, una película histórica, ni un didáctico paseo por las cloacas del pasado estadounidense al modo de, para entendernos, la mediocre El mayordomo. McQueen narra el horror desde dentro, infiltrándose en la aterradora rutina de un hombre libre privado de aquello que lo define como ser humano: su libertad, su dignidad y su familia. No hay paños calientes en este sobrecogedor acercamiento a ese deplorable círculo vicioso sureño que basaba su próspero modelo económico en la explotación humana.

12 años de esclavitud es un escalofriante acercamiento a ese extremo en el que la economía se convierte en un monstruo incontrolable basado en una doctrina del mal que crea, además, coartadas morales, políticas y filosóficas para justificar lo injustificable. Y de ese modelo atroz fue víctima Solomon Northup, un músico norteño de posición desahogada atrapado en esa rueda demencial de progreso a cualquier precio. Una terrible odisea, la de un hombre abducido por el horror que sigue adelante en la esperanza de volver a ser persona y de volver a abrazar a su gente. No hay adornos ni amortiguadores. McQueen huye de ese tradicional complejo estadounidense que invita a eludir las aristas más infames de esta incomparable tragedia histórica.

De algún modo el director de Shame se recrea leyéndole la cartilla al cine USA por haber mostrado este infierno suavizado, y salvo contadísimas excepciones, desde su cara más frívola y amable. 12 años de esclavitud no es solo una película extraordinaria, es, además, de esas cintas que deberían ser de visión obligada en los colegios, para que nadie olvide, para que el tiempo no diluya la barbarie que constituye uno de los pilares de la nación estadounidense (y de otras muchas, empezando por la española).

En torno a un crescendo inhóspito pero absorbente desde el primer al último plano, McQueen dosifica con magisterio la escalada del horror, metiéndonos en la piel de Northup, para que palpemos el infierno desde dentro, no como espectadores pasivos, sino como víctimas. La onda expansiva de esta maravillosa película dura días. Sus brutales imágenes se te graban a fuego en la retina. Nunca antes nadie se atrevió a llegar tan lejos, mostrando la esclavitud como en primo-hermano del holocausto nazi de los campos de concentración.

Sin una sola concesión a la lágrima tonta (y ya tiene mérito considerando lo delicadísimo del dramón), McQueen muestra la explotación del hombre por el hombre en toda su inhumana crudeza. La suya no es una película agradable de ver, bien al contrario, es una película que te obliga a mirar en un espejo en el que no quieres verte. Apoyado en un elenco grandioso, en el que sobresalen las antagónicas caracterizaciones de Michael Fassbender, el pérfido explotador, y Chiwetel Eijofor, que no puede no ganar el Oscar a mejor actor si los premios tuviesen algo que ver con la justicia, McQueen filma la que es no ya la mejor película jamás hecha sobre la esclavitud, sino la película, con mayúsculas sobre la esclavitud, en la que el motor no es, que también, la mirada horizontal y sin paracetamol al horror, sino la heroica y épica pelea de un ser humano con sus explotadores por conservar su dignidad intacta.

Una película inolvidable que es, a la larga, más una película sobre la libertad y sobre la familia que sobre la privación de la primera y la ausencia de la segunda. Estamos ante una de las mejores películas americanas de lo que va de siglo XXI, el La lista de Schindler de la esclavitud pero sin abalorios sentimentales ni concesiones lacrimógenas. Duele verla, pero nace con vocación de clásico instantáneo.

Ir a la película >