Buscar
Imprimir

Crítica: Bailar con el portátil

  • Autor: Estefanía Muñiz
  • Fecha: 15/05/2014
10.000 Km

Lo mejor:
Natalia Tena bailando con el ordenador. La soledad extrema.

Lo peor:
En algunos momentos (contados) baja. Está hecha en pocas localizaciones y con solo dos actores, no es fácil de mantener una trama tan minimalista en todos los aspectos.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
48 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 15/05/2014
  • Director: Carlos Marques-Marcet
  • Actores: Natalia Tena (Alex), David Verdaguer (Sergi)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

10.000 km, la ópera prima de David Marques-Marcet trata de la necesidad, por motivos laborales de una separación y de la convicción de los protagonistas de poder mantener su unión en la distancia, en definitiva de poder suplir la cercanía por la distancia, la vida real, por la virtual.

El director nos guía en los vaivenes de la pareja a través de la red, en sus esfuerzos por mantener vivo lo que les ha unido hasta ese momento y lo hace valiéndose de pocas localizaciones y de los medios justos. El tono emocional de cada secuencia es certero, se nota la mano femenina de una guionista y ambos actores, Natalia Tena y David Verdaguer transmiten autenticidad física y moral.

Lo cierto es que las relaciones personales, la cercanía, la inmediación, la palabra cercana, es algo que difícilmente podrá suplir una relación virtual. La vida es inmediación, la aspiración es el olvido. Sábato identifica la ausencia con la soledad y la muerte. Hablando de la emigración, de aquellas personas que huían de la pobreza, que anhelaban un mundo mejor "en su mayoría esos hombres encontraron otro tipo de pobreza, causada por la soledad y la nostalgia, porque mientras el barco se alejaba del puerto, con el rostro surcado por las lágrimas, veían como sus madres, hijos y hermanos se desvanecían hacia la muerte, ya que nunca los volverían a ver." La historia de la humanidad está llena de ausencias de soledades que no hay realidad virtual que las cubra.

Los protagonistas piensan que la distancia, la falta de contacto, pueden suplirla por medios tecnológicos, en definitiva por realidad virtual. La relación va poco a poco sufriendo, y el dolor que la enferma es el de la soledad y la falta de convivencia porque como digo la realidad virtual es un remedo de la realidad. Nada puede suplir la vida en común, el compartir, el gozar o sufrir, el apoyo codo a codo. Ello no implica que dicha desaparición no pueda producirse en el decurso de la vida, pero en todo caso aquí intervendrían los sentimientos y la inmediación.

Ir a la película >