Buscar
Imprimir

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

Valoramos el Universo Cinematográfico de Marvel

Marvel Studios constituye innegablemente una de las fuerzas industriales y creativas más importantes del Hollywood actual, síntoma inequívoco de la relevancia del superhéroe en nuestra cultura popular. 10 años después de Iron Man, el film de debut, y 6 desde que el final de Los Vengadores anticipara este enfrentamiento, llega a la cartelera Vengadores: Infinity War de los hermanos Joe y Anthony Russo, primera parte del díptico con el que Marvel pone el broche de oro a este sofisticado planeta fílmico, que ha trazado nuevos caminos para el blockbuster contemporáneo y ahora se prepara para su profunda reinvención. En la cinta, todos los superhéroes de la Casa de las Ideas se enfrentarán al temible tirano intergaláctico Thanos ( Josh Brolin), que está a un paso de culminar la búsqueda de las Gemas del Infinito con las que gobernar con guantelete de hierro todos y cada uno de los rincones del universo. 

 

Con motivo del estreno del crossover más ambicioso de todos los tiempos, y el cuarto tras  Los Vengadores,  Los Vengadores: La era de Ultrón  Capitán América: Civil War repasamos las 18 películas que componen el UCM y las ordenamos de peor a mejor.

Thor 2: El mundo oscuro (2013), de Alan Taylor

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Sin florituras discursivas ni grandes pretensiones dramáticas, Alan Taylor (que este ha estrenado  Terminator Génesis) supo encontrar el lenguaje apropiado, entre el disparate bullicioso y la fantasía desvergonzadamente pulp, para relatar las correrías interdimensionales del poderoso Thor, enfrentado a Malekith el Maldito, gobernante de los Elfos Oscuros. Lo que hace que  Thor: El mundo oscuro funcione moderadamente bien es su entrega incondicional a una aventura espumosa y, si se quiere, insustancial, pero que atrapa gracias al sobresaliente diseño de producción —uno de los mejores vistos en una producción Marvel— y a una labor de fotografía con inesperados ecos pictóricos.

Compra  Thor el mundo oscuro

El increíble Hulk (2008), de Louis Leterrier

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Louis Leterrier, responsable de vertiginosos delirios de acción como Danny the Dog o Transporter 2, tomó las riendas de este reboot que, tras la marciana película de Ang Lee, volvía a narrar las tribulaciones del Dr. Bruce Banner ( Edward Norton) y de su amigo verde para amoldarlas a las exigencias de tono y estilo del Universo cinematográfico Marvel. Fallido híbrido de monster movie y tortuosa crónica superheroica, El increíble Hulk  pierde su fuego interior entre el ruido y la furia. Nunca termina de ser satisfactoria, pero algunas de sus set-pieces, fruto del buen hacer del realizador galo, se dejan disfrutar aunque sea a un nivel elemental. No nos extraña que Marvel Studios propusiera, de cara a  Los Vengadores, una segunda vuelta de tuerca para uno de los personajes más complejos de la Casa de las Ideas:  Mark Ruffalo encarnaría posteriormente al genial científico y Joss Whedon imprimiría en él los signos trágicos, patéticos, que tan lejos le quedaban a Leterrier.

Compra  El increíble Hulk

Thor (2011), de Kenneth Branagh

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Antaño hombre de teatro y autor de gran reputación entre la cinefilia engominada, el contexto industrial ha reconvertido al británico  Kenneth Branagh (HamletMucho ruido y pocas nueces) en un artesano impersonal al servicio de los conglomerados multimediáticos. Así lo demuestra su  Thor —y lo reafirma la reciente  Cenicienta (2015)—, que únicamente alza el vuelo cuando el Dios del Trueno y compañía se pasean por un Asgard reinterpretado desde coordenadas kitsch. Sin embargo, las simpáticas intrigas palaciegas acaban dando lugar, en la segunda mitad, a una descafeinada comedia romántica coprotagonizada por la peor  Natalie Portman en años. Los resultados están más próximos a Tarzán y la ciudad perdida (1999) que a cualquier otro filme de Branagh o de la factoría Marvel.

Compra  Thor

Ant-Man (2015), de Peyton Reed

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Aunque iba a ser dirigida por Edgar Wright, quien se bajó del proyecto harto de pelear a diario con las imposiciones de los productores, finalmente fue un artesano ligado a la comedia como Peyton Reed quien asumió las riendas del largometraje. Acaso el trabajo más arriesgado de Marvel Studios junto a Guardianes de la galaxia, ya que se centra en un personaje poco conocido por profanos, el filme se construye sobre el libreto reescrito del propio Wright. Y aunque quizás pueda echársele en cara cierta indecisión entre ser otro producto Marvel de factura artesanal pero sumamente impersonal y una bufonada que se ríe de los rasgos constitutivos del cine superheroico actual. Paul Rudd carga a sus espaldas con una divertida película de robos y atracos que se muestra eficaz y correcta tanto en la acción como en la concepción de los gags.

Compra Ant-Man

Los Vengadores: La era de Ultrón (2015), de Joss Whedon

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Joss Whedon, uno de los nombres más apreciados de la franquicia gracias a su trabajo en la ciertamente sobrevalorada  Los Vengadores, superó el filme precedente con una versión aumentada y mejorada que no solamente incide de manera más precisa sobre cada uno de los personajes -de Ojo de Halcón ( Jeremy Renner) a Thor ( Chris Hemsworth)-, sino que además se atreve a tomar un puñado de decisiones narrativas ciertamente arriesgadas. Más enérgica y menos encorsetada, cargada de belleza visual,  La era de Ultrón se abona a la larga lista de películas que reflexionan acerca de la extinción del hombre por meros mecanismos evolutivos, creando a uno de los villanos más memorables de la franquicia y a una nueva heroína, Wanda Maximoff ( Elizabeth Olsen), cuya relación ambivalente con los protagonistas le otorga una inesperada complejidad. Desde el punto de vista espectacular, el combate entre Iron Man y Hulk y la traca final no tienen desperdicio.

Compra Los Vengadores: La era de Ultrón

Spider-Man: Homecoming (2017), de Jon Watts

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Corrieron ríos de tinta a raíz del acuerdo que permitiría a Spider-Man, el gran emblema de Marvel en propiedad de Sony Pictures, participar en las batallas de los Vengadores dentro de su universo. Con apenas un par de escenas en Capitán América: Civil War, Tom Holland se ganó el afecto del fandom, que veía en él al Peter Parker definitivo. Pero faltaba ver cómo se defendería en un film en solitario. Para apostar sobre seguro, Spider-Man: Homecoming fichó a Iron Man como mentor del Trepamuros (error), al que devolvió a sus años de instituto para enfrentarle con uno de sus más conocidos (e inédito en la pantalla) archienemigos: El Buitre, que de la mano de Michael Keaton, ya es uno de los mejores villanos del UCM. El resultado fue una divertida y desinhibida cinta, más cómoda en sus pasajes influidos por el cine de John Hughes que en sus confusas y rutinarias escenas de acción que, en su obsesión por evitar convertirse en una historia de orígenes, borraba del mapa las motivaciones que hacen de Spider-Man un superhéroe único.

Iron Man 2 (2010), de Jon Favreau.

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Quizás la producción más infravalorada de Marvel Studios sea, precisamente, una de las más personales. Favreau retrata al héroe de la función, Tony Stark, como a un genio autodestructivo y solitario atrapado en su Disneylandia particular. Sin apenas explosiones de acción, la película se atreve a poner en la palestra asuntos políticamente controvertidos como la privatización de la seguridad internacional, a la vez que ilustra el viaje interior de un hombre corroído por su debilidades, a punto de naufragar definitivamente en un océano de alcohol y preguntas sin respuesta. Ivan Vanko (  Mickey Rourke), criatura surgida de aquellas sombras que engendrara el propio Howard Stark (  John Slattery), padre del protagonista, obligará a Iron Man a luchar contra sus propios recovecos oscuros. Quizás hablemos del villano marvelita más carismático hasta la fecha, con perdón del magnético Loki ( Tom Hiddleston).

Compra  Iron Man 2

Guardianes de la Galaxia Vol.2 (2017), de James Gunn

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Guardianes de la Galaxia fue, sin duda, la gran sorpresa del Universo Cinematográfico de Marvel, una space opera ingeniosa, espectacular, divertida y emocionante que se ganó automáticamente las simpatías del fandom. Repetir la hazaña no era tarea sencilla para un James Gunn que, en Guardianes de la Galaxia Vol. 2, seguía demostrando un indudable cariño por los personajes, pero cuya fórmula de humor, criaturas extravagantes y grandes éxitos de los 80 no resultaba tan fresca y original como en la primera entrega. Los personajes evolucionan y Kurt Russell está magnífico como padre y villano de la función, lo que la hace disfrutable, pero no redonda.

Capitán América: Civil War (2016), de Anthony y Joe Russo

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Después de sentar cátedra con un tremendo thriller de espías plagado de superhéroes como es Capitán América: El soldado de invierno, los hermanos Anthony y Joe Russo se atrevían con una especie de Vengadores 2.5. en el que los enmascarados de la Casa de las Ideas se batían el cobre entre ellos mientras un atípico villano (por aquello de manipular mucho y pelear poco) con el rostro de Daniel Brühl movía los hilos desde la sombra. Al entretenimiento masivo (la batalla del aeropuerto es todo un prodigio a todos los niveles técnicos y de espectáculo) añadía un subtexto sobre la privacidad y el control gubernamental que venía que ni pintado a los tiempos que corren, así como una acertada reflexión sobre cómo las hazañas de unos son la calamidad para otros.

Doctor Strange (Doctor Extraño) (2016), de Scott Derrickson

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Scott Derrickson, un director curtido en el género de terror, asumía la tarea de llevar a la gran pantalla a uno de los últimos grandes héroes Marvel que faltaban por hacer acto de presencia y, de paso, hacer plausible (y comprensible) un universo místico tan enrevesado como disfrutable. El resultado fue Doctor Strange, una cinta que, aunque tenía que pagar el peaje de los habituales golpes de humor del UCM, conseguía adquirir personalidad propia y desmarcarse de sus compañeras de franquicia para jugar con inteligencia y unos recursos visuales de gran originalidad con otros mundos y dimensiones paralelas. Una pena que, bajo un envoltorio tan atractivo, se escondía un guion de lo más convencional que, sin embargo, potenciaban unos Benedict Cumberbatch, Mads Mikkelsen o Tilda Swinton rebosantes de carisma.

Black Panther (2018), de Ryan Coogler

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Uno no alcanza a discernir si el incontestable éxito de Black Panther se debe a sus aciertos (que los hay, y muchos) o a la influencia sobre la taquilla yankee que tienen los films enfocados al público de raza negra. El caso es que el primer film en solitario del gran superhéroe negro de Marvel se convierte en la película con el mayor trasfondo político, ideológico y social (por primera vez, se aborda abiertamente la cuestión racial) de todas las concebidas en el seno de la Casa de las Ideas. Sin embargo, pierde parte de su garra en su esfuerzo por construir una mitología propia y convertir ese híbrido entre tradición y tecnología avanzada que es Wakanda en el eje central sobre el que transcurran las próximas fases del UCM. Una vez más, magistral lección de cómo seleccionar un casting, con Andy Serkys y, sobre todo, Michael B. Jordan como fantásticos villanos de la función.

Thor: Ragnarok (2017), de Taika Waititi

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Ni tanto, ni tan calvo, debieron pensar los sectores más puristas del fandom marvelita cuando presenciaron el espectáculo colorista, y casi bizarro, con el que Taika Waititi había convertido la shakespeariana (y sosa) saga de Thor en un espectáculo pulp más cercano a las desenfadadas aventuras espaciales de los Guardianes de la Galaxia. Prejuicios aparte, Thor: Ragnarok tiene algunas de las imágenes más impresionantes de todo el Universo Cinematográfico de Marvel, cuenta con una villana a la altura (una irresistible y desatada Cate Blanchett como la Diosa de la Muerte) y un clímax final que, al son de Led Zeppelin, invita a jalear desde la butaca. Absurda, autoparódica e irónica, esta demencial buddy movie galáctica es la muestra perfecta de cómo la franquicia Marvel se enriquece cuando al autor se le permite salirse de la plantilla que trazan los de arriba.

Iron Man (2008), de Jon Favreau

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Ante la ambigua política con respecto a la libertad creativa que Kevin Feige y compañía dejan a los cineastas al momento de asumir sus encargos (la airada marcha de Edgar Wright de  Ant-Man es muy elocuente al respecto),  Iron Man, primera piedra del Universo cinematográfico Marvel, nos recuerda lo fructífero que puede resultar para los prebostes permitir que aquellos directores que saben moverse en los dominios del cine comercial den rienda suelta a sus inquietudes artísticas. La falta de deudas con productos previos libera al filme de  Jon Favreau de corsés corporativos, haciendo de  Iron Man una película chispeante e ingeniosa, que alterna a la perfección la introspección, las set-pieces espectaculares y un trasfondo sociopolítico que la hermana con otros relatos post 11-S: en sus imágenes late la necesidad acuciante de repensar los fundamentos más arraigados de las democracias liberales occidentales.

Compra  Iron Man

Los Vengadores (2012), de Joss Whedon

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Para culminar la Fase 1 del Marvel peliculero, los estudios encargaron al deificado Joss Whedon (Buffy CazavampirosFirefly) la delicada tarea de llevar a cabo un crossover que conjugara en un todo funcional a los superhéroes que habían aparecido en las películas previas: Iron Man, Capitán América, Hulk, Thor, Ojo de Halcón y Viuda Negra. Si bien el producto resultante es competente, a Whedon, sin duda un creador talentoso, le pesan sus maneras televisivas en más de un momento, y únicamente Bruce Banner otorga algo de carga emocional a un filme «dramáticamente enclenque» (en palabras de nuestro compañero Roberto Piorno). Con todo, las reflexiones políticas que inspira el ambiguo Nick Furia, las conflictivas relaciones que se establecen entre el grupo y la fastuosa traca final salvan holgadamente el conjunto.

Compra  Los Vengadores

Capitán América: El primer vengador (2011), de Joe Johnston

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

La obra maestra de Marvel Studios —y una de las mejores películas de superhéroes que se recuerden— se la debemos a  Joe Johnston (RocketeerJumanji), mago del cine popular cuya interesantísima trayectoria se ha visto ensombrecida por las de Steven Spielberg y George Lucas, para quienes trabajó durante años como director de arte y responsable de efectos visuales. Desde aquel Steve Rogers que en Tales of Suspense #61 USA (1965) propinaba una correctiva paliza a un general del vietcong, hasta aquel otro que en Capitán América #25 (2007) era asesinado por no someterse a la Ley de Registro de Superhumanos, Johnston revisa los diferentes estadios mitológicos de este Hércules contemporáneo, tanto en términos estilísticos como conceptuales. Un largometraje de aventuras bélicas habitado por los fantasmas de Robert Aldrich y de Spielberg, cuyo velo de aparente clasicismo se incendia ante una amarga mirada a la candidez de ese pasado hoy brumoso e irrecuperable. La gloriosa partitura de un inspirado Alan Silvestri y la fotografía preciosista de Shelly Johnson hacen el resto. Un blockbuster en estado de gracia.

Compra  Capitán América: El primer Vengador

Guardianes de la galaxia (2014), de James Gunn

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

James Gunn (Tromeo y JulietaSuper) abandona el territorio del underground y del cine independiente, donde había llegado a hacerse un nombre, para embarcarse en una de las operaciones más arriesgadas hasta la fecha en Marvel Studios: tomar a un puñado de personajes —que no terminan de encajar en el paradigma superheroico— desconocidos para el gran público y encontrar un lugar para ellos entre hombres de acero y supersoldados vestidos de barras y estrellas. Starlord (  Chris Pratt), Gamora (  Zoe Saldana), Rocket (  Bradley Cooper), Drax (Dave Bautista) y Groot (  Vin Diesel) son cinco outsiders que acaban conformando una familia disfuncional y encantadora en esta gozosa space opera veladamente macarra. Entre canciones de los 70 y los 80, Gunn aprovecha para meditar, una vez más, acerca de cómo la nostalgia redefine permanentemente nuestros horizontes vitales.

Compra  Guardianes de la Galaxia

Iron Man 3 (2013), de Shane Black.

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

Le debemos a Shane Black, director de la película de culto Kiss Kiss Bang Bang, una de las revisiones menos complacientes del superhéroe como figura definitoria de nuestra cultura popular. Protagonizada por un Tony Stark ( Robert Downey Jr.) que sufre ataques de pánico tras el ataque de los Chitauri a Manhattan, este disfrutable largometraje no solo culmina salvajemente la desmitificación del multimillonario, sino que se ríe a mandíbula abierta de la guerra contra el terror y recoge las mejores esencias del cine Amblin de los 80 sin caer en el mero ejercicio referencial. Un parque de atracciones en continua reinvención que transita con inteligencia y humor las líneas maestras del thriller especulativo moderno, no muy distante, por momentos, de algunas películas del añorado Tony Scott.

Compra  Iron Man 3

Capitán América: El soldado de invierno (2014), de Anthony Russo y Joe Russo

Todas las películas de Marvel, de peor a mejor

 

No pensábamos que la segunda película protagonizada por Steve Rogers fuese capaz de sortear sus condicionantes industriales más castrantes. No obstante, los hermanos Anthony y Joe Russo tienden un puente entre la ficción superheroica y el thriller de espionaje setentero, reafirmando la relevancia del superhéroe en los imaginarios contemporáneos e invitándonos a pensar cómo este ha permeado vertientes genéricas en principio ajenas a su entorno narrativo inmediato. En cualquier caso, se trata de una obra notable que enfrenta, como hiciera Ed Brubaker en los cómics, a un idealista que aún cree en los valores de la América fundacional con las derivas neoconservadoras de los Estados Unidos actuales. La química entre el Capi, Viuda Negra y Falcon ( Anthony Mackie) contribuyen a hacer del filme mucho más que un trabajo meramente funcional.

Compra  Capitán América: El Soldado de Invierno

Autor: Ignacio Pablo Rico | Juanjo Velasco Fecha de actualización: 27/04/2018