¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

DiCaprio aspira a romper su maleficio, mientras periodistas y brokers disputan la estatuilla a Iñárritu

Arranca la cuenta atrás para la gran noche del cine, que abrirá el telón el próximo 28 de febrero. Mandan los pronósticos inciertos, por primera vez en mucho tiempo, y muy especialmente en las categorías de actores principales y de reparto, donde la polémica por la ausencia de nominados de color tiene un eco, y unas consecuencias, especialmente notables.

 

Pronóstico más incierto que nunca en los últimos años en la categoría reina. Hasta tres películas parten con opciones consistentes de hacerse con el trono, tras una temporada de premios en la que ha habido reparto salomónico en las citas más importantes, lo que augura absoluta falta de unanimidad y, por consiguiente, espacio para la sorpresa.  Iñárritu parte en pole position, pero nadie en Hollywood se atreve a apostar con certeza por el bis. Habrá suspense, un ingrediente escaso, cuando no ausente, en las galas de los últimos años.

A continuación hacemos un análisis en profundidad de las ternas principales a pocos días de la ceremonia de los Oscar. Esta semana hincamos el diente a las categorías reinas de interpretación, ponderando los argumentos a favor y en contra de los dos grandes favoritos,  Leonardo DiCaprio y  Brie Larson, y de los segundos y terceros en discordia que podrían arruinarles la fiesta.

La favorita: El renacido

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor:  El renacido es la película más nominada de la noche, con doce estatuillas, y eso suele ser un indicador muy fiable de las preferencias de los votantes de la categoría reina. Por otro lado la avala el Globo de Oro a la mejor película y, más importante aún, el premio del Sindicato de Directores para Iñárritu, por segundo año consecutivo (en los últimos nueve años hasta en ocho ocasiones coincidió el Oscar a la mejor película con el ganador de este galardón). Por si fuera poco es una película con respaldo popular, que amasa ya más de 160 millones de dólares en taquilla, lo que la convierte en una óptima elección de cara a la visibilidad mediática de los premios.

En contra: Sus acciones se han desinflado ligeramente en las últimas dos semanas. Por un lado puede parecer un poco excesivo que Iñárritu coloque dos películas en el palmarés dos años consecutivos, pero el mexicano tiene muy buena prensa entre sus compañeros de gremio. El verdadero problema es que, contra pronóstico, no ha logrado dos de los premios principales en el termómetro pre-Oscar, como son los de los Sindicatos de Productores y de Actores. La sensación es que Spotlight, y sobre todo  La gran apuesta se están viniendo arriba mientras la película de Iñárritu pierde fuelle.

La alternativa: Spotlight

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor: Dado que nada cambia el hecho de que sea nuestra favorita, pasemos a los datos objetivos: Spotlight ha estado en todas las peleas que cuentan: Globos de Oro y premios de los Sindicatos, entre otros. Es la favorita, además, de alguna de las asociaciones de críticos más influyentes, especialmente la de Los Angeles y, lo más importante, se llevó el premio al mejor reparto en los Premios del Sindicato de Actores, que son el gremio con mayor representación en el censo de votantes de la academia. Aborda además un tema controvertido y es una película muy afín a los valores del ala progresista de la Academia, cada vez más numerosa, muy especialmente entre los actores.

En contra: Su directo ataque a las altas jerarquías de la Iglesia no harán ni pizca de gracia entre los votantes conservadores, y es una película de actores que, resumiblemente, arrasará entre los votantes de este gremio, pero que tendrá menos apoyos entre el resto de académicos. Su ausencia en el palmarés de los premios sindicales de directores y productores es sintomática, aunque este año, lo que no es nada habitual, los actores, productores y directores han votado tres películas diferentes. El pronóstico está muy abierto. Parte ligéramente por detrás de  El renacido en los pronósticos, pero no ha perdido rueda, ni mucho menos.

La otra alternativa: La gran apuesta

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor: Nadie contaba demasiado con La gran apuesta hace tres semanas, pero cada vez dan menos dinero por apostar a una victoria de la película de Adam McKay. Sencillamente sus acciones se están disparando en las últimas horas. Era ya una potencial tapada, pero su triunfo contra pronóstico en los premios del Sindicato de Productores es un empujón de los buenos. Hay que remontarse a 2006 para encontrar una película, Little Miss Sunshine, que ganara este premio y no repitiera en los Oscar. Eso son nueve años consecutivos coincidiendo.  Es otra de esas películas multiestelares que tendrán un buen puñado de votos entre los actores con derecho a voto. Llega a la recta final con un ímpetu tremendo. La carrera es a tres, y no hay cenicienta.

En contra: Es posible que el impulso con el que se planta en la semana final no sea suficiente, y que su escalada en las apuestas llegue demasiado tarde. Por otro lado tiene "solo" cinco candidaturas. Eso sí, moja en casi todas las categorías importantes. Ni el Globo de Oro, ni el premio del Sindicato de Actores ni el de Directores adornan su palmarés, y son lagunas demasiado grandes como para no tenerlas en cuenta a la hora de valorar sus opciones. A priori su debilidad es la mayor fortaleza de sus dos principales competidoras, pero lo cierto es que están casi a la par, y que dos de ellas se lleven premio gordo, o bien a mejor película o bien a mejor director.

Otras opciones: Mad Max: Furia en la carretera

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor:  Mad Max: Furia en la carretera es la favorita del pueblo, la película del año para el gran público, y por si fuera poco es la segunda en el ranking absoluto de nominaciones, con diez candidaturas. A lo que hay que sumar los premios a mejor película de las asociaciones de críticos de Boston, Kansas o de la National Board of Review. Empezó imparable la temporada de premios, pero como era de esperar, ha perdido gas con el paso de las semanas.

En contra: Representa a un género alienígena en el universo Oscar. El cine de acción y ciencia-ficción nunca ha tenido hueco entre los gustos de los académicos, y una cosa es nominarla y otra darle el premio gordo. Presumiblemente arrasará en las categorías técnicas, pero no se ha llevado ninguno de los galardones pre-Oscar de referencia, y hace semanas que quedó relegada de la primera línea de la parrilla de salida.

Compra Mad Max: Furia en la carretera

Otras opciones: El puente de los espías

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor: El tandem Spielberg-Hanks arrastra votos solo con nombrarlo. A ello hay que sumar el hecho de que es una película magnífica, aunque eso por sí solo no basta. Quizá El puente de los espías no ha tenido una campaña promocional a la altura que la acompañe, pero el prestigio de sus creadores es un aval de peso. Ha estado, eso sí, desde un discreto segundo plano, en todas las batallas pre-Oscar.

En contra: Más allá de la marca, no tiene premios que avalen su candidatura, ni sus acciones parecen haberse movido, ni al alza ni a la baja, un ápice desde finales de diciembre. No está nominada en la categoría de mejor direccion, y salvo contadísimos casos (y siempre en tiempos en que solo había conco películas nominadas) nunca gana una película que no doble candidatura en las ternas de película y dirección-

Compra El puente de los espías

Otras opciones: Marte (The Martian)

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor: Nombres de mucho peso, y con palmarés abundante en la gran noche del cine, y el raquítico aval del Globo de Oro a la mejor película en categoría de comedia o musical. Eso y que hace mil años que a Ridley Scott no le daban bola en la alfombra roja, pero se antojan bazas del todo insuficientes.

En contra: Nominación de prestigio pero también de relleno. Ni un solo galardón de tronío, aparte del Globo de Oro, por el que sacar pecho, y el tono atípico para una odisea espacial de estas características, tan alejado de la épica melodramática tan del gusto de la Academia. Opciones prácticamente inexistentes para Marte (The Martian).

Compra Marte (The Martian)

Otras opciones: La habitación

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor: Apuntaba a convidada de piedra de libro, pero sorprendió a todos colándose también entre las candidatas a mejor dirección, lo que a priori sugiere que está entre las cinco candidatas más fuertes. Pero el abismo entre las tres primeras y el resto es sustancial. La habitación será la favorita del los votantes más alternativos y de los incondicionales del indie.

En contra: La nominación es el premio. Solo tiene cuatro candidaturas y no hay prácticamente duda de que Brie Larson se llevará el premio a mejor actriz protagonista. Reconocimiento pues garantizado en otra de las categorías de peso, que reducen las opciones de brillar en la terna de las mejores películas prácticamente a cero.

Otras opciones: Brooklyn

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

A favor: Una película de época, melodrama clásico, en el sentido más noble de la palabra, que se mueve en registros muy del gusto de la Academia. Fue una de las candidatas a mejor película del Sindicato de Productores, pero la lista incluye diez títulos, luego no es un indicador a tener demasiado en cuenta.

En contra: Prácticamente todo. Una candidatura testimonial que está en la pelea contra todo pronóstico, imponiéndose a cintas con mucho más pedigrí. Solo tres nominaciones (y ausente en la terna de directores), de entre las cuales la de mejor película es la que menores posibilidades tiene de cuajar. Saoirse Ronan, candidata a mejor actriz, es la única baza de Brooklyn para no irse de vacío.

Mejor actor protagonista. El favorito: Leonardo DiCaprio ("El renacido")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Es su hora. Así de simple. DiCaprio ha visto a lo largo de los últimos años como intérpretes de pelaje mucho más pobre le robaban la cartera hasta en cinco ocasiones, compareciendo en la gala con papelones varios a la altura de que es, con diferencia, el mejor actor de su generación. Con  El renacido caza su sexta candidatura, y aunque no hablamos de la mejor de sus composiciones, en la lógica de los premios eso importa relativamente poco. Es, simplemente, inadmisible que un actor de su talla siga virgen en la gala de los premios de la Academia. Y este año el viento sopla con fuerza a su favor: el Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores, y la sensación de que ninguno de sus contrincantes puede siquiera hacerle sombra.  La Academia es muy de saldar viejas cuentas cuando cree que toca, y si ya tocó con Kate Winslet, la otra mitad del tandem estelar de Titanic, que es, en clave femenina, a los premios y al cine anglosajón lo que DiCaprio en clave masculina, todos los astros están alineados. El premio, quizá, más cantado de la noche.

Mejor actor protagonista. La alternativa: Michael Fassbender ("Steve Jobs")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Es solo su segunda candidatura, aunque hay consenso en los mentideros académicos de que deberían ser ya algunas más (como mínimo por  Shame, una composición colosal). Fassbender ya es uno de los suyos, un actorazo como la copa de un pino y además una estrella, un tipo con tirón en el box office, o lo que es lo mismo, un actor cien por cien oscarizable más pronto que tarde. Se quedó con las ganas hace un par de años con  12 años de esclavitud, y aunque progresa adecuadamente, en lo que a hacer méritos académicos se refiere, chocará con un DiCaprio infranqueable. Por si fuera poco  Steve Jobs es una de las grandes olvidadas en las candidaturas estrella, lo que sin duda juega en su contra. Llega a la noche de autos con el aval de los premios de las asociaciones de críticos de Austin, Houston, Carolina del Norte o, sobre todo, Los Angeles, el más prestigioso. Presumiblemente no será suficiente, aunque en caso de noche aciaga (improbable) para  El renacido en favor de otras, Fassbender tiene ya pedigrí de sobra para llevarse a DiCaprio por delante. Sorpresa improbable, pero no imposible.

Mejor actor protagonista. Otras opciones

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Bryan Cranston ha representado a  Trumbo en todas las batallas pre-Oscar, y aunque ha arañado el premio de la Southeastern Film Critics Association, no cuenta con munición suficiente para doblegar a los dos colosos que tiene delante.  Es la única baza de la cinta en la gala, lo que menoscaba aún más si cabe sus escasas opciones. Crasnston es el clásico secundario todoterreno que toda la profesión admira, pero tiene huesos demasiado duros que roer. Idéntico discurso para el Matt Damon de  Marte. Es su tercera candidatura, pero por un papel poco dramático para los estándares académicos. Acumulará una nueva derrota de prestigio, y ya está en puertas de que le deban un Oscar, que caerá, seguro, en el transcurso del próximo lustro. Ninguna opción, sin embargo, para Eddie Redmayne por  La chica danesa, uno de los actores más sobrevalorados del planeta que ya ganó, incomprensiblemente, el año pasado. Puede darse, claro, con un canto en los dientes.

Mejor actriz protagonista. La favorita: Brie Larson ("La habitación")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Aparece casi de la nada, como quien dice, en un pequeño filme irlandés que es el gran infiltrado indie en las candidaturas, y cuyo único aval es el talento. Larson tiene a su favor el reconocimiento aún reciente de Jennifer Lawrence y Cate Blanchett, que prácticamente las descarta como rivales, siendo sus dos contrincantes con más ascendente y pedigrí dentro del gremio de los actores (o lo que es lo mismo, entre los votantes). Larson viene de ganar el Globo de Oro y el premio del Sindicato de Actores, si a eso le sumas el BAFTA, la entrega del Oscar se convierte prácticamente en un trámite. En su contra solo juega su perfil bajo, y el escaso, aún, tirón mediático de su nombre. Será el premio de consolación para una película nominada en las categorías principales, que se contentará con el premio para su brillante actriz protagonista. Nunca se puede descartar un sorpresón en las categorías grandes para dar color a la velada, y esas sorpresas se suelen dar en perjuicio de actores con poca proyección mediática como Larson. Por buscar peros, porque el Oscar está ya en su bolsillo.

Mejor actriz protagonista. La alternativa: Saoirse Ronan ("Brooklyn")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Confirma la alternativa ocho años después de Expiación, que la sacó del anonimato siendo aún una cría. Candidatura pues que confirma, si falta hacía, que Saoirse no es un one-hit wonder, y que tiene cita con la estatuilla dorada a corto plazo. La favorita de dos asociaciones de críticos tan influyentes como Boston y Nueva York ha visto desinflarse sus opciones semana a semana en favor de una Brie Larson aparentemente invencible. Con todo, Saoirse ya tiene caché y hechuras de actriz de altura, y por descontado el respeto de sus compañeros de profesión. Algunos ven en ella a la nueva Kate Winslet, pero a sus tiernos 21 años le queda una larguísima carrera por delante, y probablemente deberá seguir acumulando méritos antes de levantar el premio. Con todo, tiene más nombre y perfil mediático que Larson, e intuimos que la votación puede estar más reñida de lo que muchos piensan.

Mejor actriz protagonista. Otras opciones

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Charlotte Rampling, que defiende la única candidatura de  45 años (lo cual ya es un handicap), concentrará el voto homenaje, las preferencias de quienes ven en los premios una ocasión para condecorar carreras y no papeles. Por ese motivo no conviene perderla de vista, aunque el Oso de Plata en la Berlinale y el premio, antaño influyente, de la National Board of Review, se antojan aval escaso. De decorativas, o poco más, cabe interpretar las candidaturas, meritorias, pero sin opciones, de dos veteranas de esta guerra como Cate Blanchett y Jennifer Lawrence. La primera ya tiene dos estatuillas, y la segunda, aunque es, sin duda, el ojito derecho de la Academia en estos momentos, ganó hace demasiado poco, y no hay razón (ni papel) para elevarla tan pronto al Olimpo de las actrices con doble premio.

Mejor actor de reparto. El favorito: Sylverster Stallone ("Creed")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Quién le iba a decir que a  sus 69 primaveras, desacreditado ya hace lustros como héroe probable de ese tipo de películas que le hicieron grande, que la saga que con tanta alevosía maltrató con infames secuelas en los 80 y 90, no solo iba a rescatarle, sino que además, caprichos del destino, iba a proporcionarle un Oscar. Han pasado casi cuarenta años desde su primera y única candidatura en la categoría, y todo apunta a que cerrará el círculo en unas semanas recogiendo la estatuilla gracias al mismo personaje, en un hito histórico en la historia de los Oscar. Normalmente es el premio del Sindicato de Actores (SAG) el que marca la pauta, pero este año tocó premio reivindicativo en favor de Idris Elba, que ni siquiera es candidato al Oscar. El Globo de Oro, dadas las circunstancias, es un buen aval, pero no fue ni siquiera candidato a los premios del SAG y no está nominado al BAFTA, dos factores de mucho peso en su contra. Creemos, llegados a este punto, que la nostalgia y la ausencia de un contrincante realmente fuerte inclinarán la balanza en su favor.

Mejor actor de reparto. La alternativa: Mark Ruffalo ("Spotlight")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Stallone aparte, la igualdad es la nota dominante en el resto de la terna. A priori Ruffalo es un caballo perdedor, y es que al igual que Stallone, fue ninguneado en las candidaturas en los premios del SAG. Es difícil ganar el Oscar sin haber ganado antes el premio del sindicato, y mucho más si ni siquiera has estado nominado. Pero hay un factor que no podemos obviar:  Spotlight es la película favorita de los actores, el gremio con mayor número de votantes en la Academia. La cinta recibió el influyente premio al mejor reparto del año en la gala del SAG, lo que por un lado la coloca en posición de privilegio en la lucha por el Oscar a mejor película, y por otro sugiere que sus intérpretes van a coleccionar un buen puñado de votos en el día de autos.  Spotlight solo tiene dos nominaciones en las categorías de interpretación, para Ruffalo y para Rachel McAdams. La de Ruffalo es, sin duda, la mejor baza, luego muchos colegas de gremio le van a votar. Una sorpresa, en fin, factible.

Mejor actor de reparto. Otras opciones

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Si Stallone se queda en la orilla, ninguna alternativa es descabellada. Mark Rylance está sublime en la piel del lacónico espía soviético con conciencia en  El puente de los espías, y suma candidaturas en los premios del SAG, Globo de Oro y BAFTA, que este año, aún sin premios, es un buen bagaje. En su contra juega el hecho de que es un perfecto desconocido para el gran público, pero bien podría ser el tercero en discordia. Christian Bale, por su parte, acumula tres candidaturas en cinco años, y ya levantó la estatuilla en 2011 gracias a  The FighterLa gran apuesta debería ser poco más que una convidada de piedra en las grandes categorías, y Bale no es ni siquiera el pilar interpretativo más sólido de la película. Lo normal es que le toque perder con cara de póquer. Pocas opciones, por otro lado, para el soberbio Tom Hardy, que ofrece la mejor interpretación del lote, con permiso de Rylance. Su única baza es la posible inercia ganadora de  El renacido, el efecto dominó de una exitosa noche para la cinta de Iñárritu, pero no era candidato ni a los SAG ni a los Globos de Oro. Un lastre demasiado pesado.

Mejor actriz de reparto. La favorita: Alicia Vikander ("La chica danesa")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Tampoco hay un pronóstico fácil en esta terna. En los últimos tiempos es demasiado habitual que coincidan los gustos de los votantes del Globo de Oro y de los premios del SAG, pero este año falta un peso pesado que acapare favoritismo como en años precedentes. Vikander es, como quien dice, una recién llegada, y recoge frutos por un año de gracia en el que no solo ha despuntado en  La chica danesa, donde eclipsa a su compañero de reparto, el sobrevaloradísimo Eddie Redmayne, también sentó cátedra en  Ex-Machina, por la que perfectamente podría también estar nominada. Viene de ganar el premio del SAG, que comparte "jurado" con los Oscar, en el que los actores dominan completamente el censo de votantes. Además, su candidatura está ganando enteros cada día que pasa; va de menos a más, impulsada por una campaña promocional muy potente. En su contra está su condición de novata, pero el hecho de que su gran rival, Kate Winslet, ya tenga estatuilla, la beneficia.

Mejor actriz de reparto. La alternativa: Kate Winslet ("Steve Jobs")

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Es la nueva Meryl Streep. Parece que hace feo no nominarla siempre, cuando la respalda semejante consenso/prestigio y aura de actriz oscarizable. Previsiblemente acabará su carrera con un centenar y medio de candidaturas. Tien 40 años, y ya colecciona siete. Es su primera nominación desde The Reader hace siete años, pero lo cierto es que la Academia ya se quitó un peso de encima otorgándole la ansiada estatuilla, luego no quedan deudas pendientes, al menos por ahora. Se llevó el Globo de Oro, y ha tenido el apoyo de algunas de las sociedades de críticos más influyentes, pero entre que ganó ya hace cuatro días, como quien dice, que sus acciones pierden fuelle a la misma velocidad que suben las de Alicia Vikander, y que su interpretación en  Steve Jobs es sólida pero no memorable, lo normal es que tenga que conformarse con el diploma de finalista. Aunque la marca Winslet es muy potente, luego no conviene descartarla en absoluto.

Mejor actriz de reparto. Otras opciones

¿Quiénes se llevarán el Oscar a casa?

 

Jennifer Jason Leigh es lo mejor de  Los odiosos ocho, y además es la favorita de la National Board of Review y de los críticos de San Diego y Texas. Curiosamente es solo su primera candidatura, a pesar de la mucha mili que acumula a las espaldas, y eso puede estimular el voto de quienes entiendan que merece un reconocimiento después de tantos años de carrera. Vikander es demasiado nueva, y Winslet ya tiene premio, luego Jennifer puede ser la tercera vía, por lo que bien puede estar en la pomada. Opciones testimoniales, por lo demás, para Rooney Mara, que ya suma su segunda nominación, y que previsiblemente tendrá que seguir acumulando méritos, y para Rachel McAdams, que no ha rascado prácticamente nada en la temporada de premios pre-Oscar, y que representa a una película,  Spotlight, cuya mejor baza actoral es Mark Ruffalo.

Autor: Roberto Piorno Fecha de actualización: 23/02/2016