Buscar
Imprimir

Parque Felipe VI de Valdebebas

Madrid cuenta con un pulmón verde en un parque forestal al que sólo supera en extensión la Casa de Campo

Situación: en el noreste de Madrid capital.
Distancia: a 20 km (20 min) de la Puerta del Sol.
Cómo llegar: por M-30 y M-11 hasta salida 3. Autobuses 174 y SE-799 de la EMT.

Pertrechándonos con crema solar, ropa y calzado cómodo, gorra, gafas de sol y, por supuesto, mucho líquido, nos adentramos en el parque Felipe VI. Ubicado en la zona de desarrollo urbanístico de Valdebebas y extendiéndose hasta el límite de la capital con Alcobendas, esta zona verde que recibe el nombre del actual monarca tomó posesión como el segundo mayor pulmón verde de Madrid (después de la Casa de Campo) el 25 de marzo, tras su inauguración.

Actualmente sólo dos autobuses urbanos nos llevan a sus inmediaciones (el 174 y el SE–799), por lo que resulta conveniente ir en coche. No os preocupéis por el aparcamiento, ya que al ser una zona de nueva construcción hay mucho espacio de parking, principalmente en las diferentes entradas de acceso. Aunque a pie no nos percatemos, el diseño del parque forestal imita la figura de un árbol, con un eje central como tronco y diferentes espacios a sus alrededores que forman la copa. Nosotros accedimos al parque por la entrada sureste, encontrándonos en primer lugar con el río que se extiende por la vaguada central, dirección sur–norte, flanqueado por una vegetación propia de los bosques fluviales. Si se tiene previsto hacer un pequeño picnic, es recomendable buscar alguna zona umbría cercana al río, al cobijo de los puentes, dado que los árboles son de reciente plantación y aún demasiado jóvenes para dar sombra. Si queremos continuar de paseo, conviene cruzar por uno de los puentes en dirección a las terrazas.

Imitando los cultivos de vides de muchas zonas de España, este área ofrece diferentes plantaciones presentando a la vista un mosaico de colores durante el ascenso. El siguiente espacio del tronco central es el arboreto, con varias plataformas a modo de islas con diferentes elementos naturales y minerales. En los alrededores está lo que se considera la copa del diseño del parque: 5 paisajes vegetales propios de la zona centro de la Península. 

Un laberinto con sorpresa 

En el eje central se ha diseñado un laberinto forestal que pretende invitar al visitante a perderse en su espesura. Su mirador de madera ofrece una estupendas vistas del mismo, que serán aún mejores cuando los árboles y arbustos crezcan. Hasta entonces el laberinto no entraña demasiado misterio.

Autor: M. García Fecha de actualización: 03/06/2015