Buscar
Imprimir

Lavapiés. La vuelta al mundo en un barrio

Ficción administrativa al igual que Chueca, Las Letras o Malasaña, el barrio de Lavapiés toma su nombre de una calle, una plaza y una estación de metro. Se dice que hasta el siglo XV fue la judería de Madrid, y se dice que dando un simple paseo por sus calles nos podemos cruzar con personas de hasta 88 nacionalidades diferentes. Barrio humilde desde sus inicios, en los últimos años ha vivido una eclosión cultural que lo ha hecho atractivo para profesionales liberales atraídos por su ambiente bohemio. 107 calles plagadas de restaurantes internacionales, bares y tascas, 14 teatros con más de 1000 funciones anuales, galerías de arte y la Filmoteca. Pero Lavapiés tiene, sobre todas las cosas, vida propia.

 

Platos de aquí y de allá

Los restaurantes españoles de toda la vida conviven en Lavapiés con restaurantes de más de una veintena de orígenes, en una convivencia que refleja el carácter dual de un barrio tan castizo como cosmopolita. Los amantes de la cocina norteña la encontrarán en Casa de Asturias (foto de abajo izquierda), restaurante con una de las terrazas más solicitadas de la Costa Argumosa. Melos’s es un clasicazo de la comida informal, en este caso de inspiración gallega y con las ‘zapatillas’ (foto centro) como bandera. La Caleta (foto derecha) es una casa de comidas gaditana en la que brilla con luz propia ‘bien me sabe’, cazón adobado servido en cucurucho de papel a la manera de Cádiz.

El Boquerón, local castizo donde los haya, con aires andaluces y paredes de baldosa: que no falte (foto abajo izquierda). En Lamiak, pintxos, cañas y vinos como en Lo Viejo de San Sebastián (segunda foto abajo). Mariscos y pescados reinan en la carta de Perlora que los recibe a diario de lonjas de todo el país (tercera foto abajo). Para quienes reniegan de la carnes Oveja Negra Taberna Vegana es un reconocido templo consagrado a mayor gloria de los vegetales (foto abajo derecha). 

 

Albahia, restaurante de cocina marroquí rica y barata, con ambiente popular magrebí (foto izquierda). Aquí, no dejarse llevar por la impresión algo cutre que puede dar su fachada: dentro todo cambia. El Fantástico ofrece en la calle Doctor Piglia platos de nepalíes, tailandeses, italianos, chinos, vegetarianos y, principalmente, indios. Como para que no digan que no es del barrio.

En la ‘zona alta’ del barrio, en la calle Santa Isabel encontramos a Oliveto, un pequeño y acogedor restaurante italiano centrado en la cocina tradicional de su país y en contener lo precios. Shapla Indian Restaurant es un restaurante que consta de dos locales unidos y una terraza sobre la calle Lavapiés. El paso de los años lo han convertido en uno de los clásicos del barrio gracias a una más que reseñable relación calidad-precio.

Al caer la tarde...

Cuando se oculta el sol las pulsaciones del barrio suben. O no: Los Porfiados es un lugar ideal para probar una amplia variedad de tartas, cafés, tés y batidos en un ambiente distendido en el que poder charlar tranquilamente. Swinton & Grant (foto de la izquierda) ofrece dos espacios con personalidad propia: por un lado la Swinton Gallery, punto de encuentro de vanguardia para creadores y el café-librería Ciudadano Grant, en el que una carta de cafés de calidad, infusiones, tartas del día y pinchos salados recién hechos pueden dar paso, por ejemplo, al placer de la lectura.

Los Chuchis (foto de abajo) es todo un bar de día, con resabios de casa de comidas, bar de tapas y afterwork, que mezcla lo castizo con lo chic de los locales hipster anglosajones y lo moderno de un dinner alternativo.

Gau & Café , terraza muy chic dirigida a todo tipo de gente, pero que se llena de vecinos modernos de Lavapiés, bohemios burgueses, pijos alternativos y estudiantes enrollados de la UNED, es el lugar del barrio al que hay que llevar a las visitas. Penny Lane es el nombre de una canción de los Beatles y de uno de los locales mejor reputados de Lavapiés cuando de rendirle  culto a la cultura punk, rock y pop se trata. Buen y cañero rollito.

En La Escalera de Jacob (abajo izquierda) lo mismo presencias un espectáculo de café-teatro o un concierto, que apuntas a tu hijo a un curso de teatro o cenas a base de tapas y vinos.

El Candela ofrece noches sobre las que se podría escribir enciclopedias enteras. Un lugar que reúne a las gentes más dispares de Madrid, abierto hasta altas horas y en el que nunca sabes lo que te puedes encontrar. Un histórico. Tan flamenco como imprescindible.  La Huelga de Lavapies es un bar de copas que, como no podía ser de otra manera, se inauguró un primero de mayo. Como club está especializado en todo tipo de músicas negras: soul, funk, afrobeat, groove, latin, modern jazz, ska, reggae, rocksteady y un largo etcétera pinchado por  profesionales amantes del vinilo.

El barrio de la creación teatral

Para muchos, Lavapiés es el 'Barrio de los Teatros' y, no es de extrañar, si tenemos en cuenta su crisol de propuestas escénicas. La tendencia más clásica, hablando en términos estilísticos, es la del Teatro Valle-Inclán, una de las dos sedes en Madrid del Centro Dramático Nacional. En sus tablas podemos disfrutar de estrenos escritos por grandes dramaturgos y protagonizados por actores consolidados, además de alguna que otra cita internacional.

Pero la tendencia que se impone en esta zona de la capital es la del teatro joven y alternativo. El Teatro del Arte se define como un espacio moderno e independiente donde las producciones tienen sello propio y el compromiso social es la nota predominante. Con el mismo compromiso, pero esta vez más político, nació el Teatro del Barrio. Una forma de luchar por los derechos humanos y la justicia social a través de montajes llenos de ironía y música, sin olvidar las iniciativas ciudadanas relacionadas o no con el mundo de la cultura.

La Sala Mirador, o lo que es lo mismo, el Centro de Nuevos Creadores, es toda una referencia para los nuevos artistas que buscan una oportunidad, de hecho alberga la famosa Escuela de Cristina Rota. Teatro puro al servicio de los jóvenes en busca de todo tipo de público. Algo parecido es lo que nos propone El Umbral de Primavera, surgido de la necesidad de dar un foro de encuentro a la vanguardia artística. Y, para terminar con la innovación, La Puerta Estrecha, un multiespacio, que además de sala teatral, cuenta con bibilioteca, servicio de documentación audiovisual y exposiciones.

La banda sonora del barrio

En un barrio en el que destaca la diversidad, no podía faltar la música. El Teatro Circo Price acoge, además de obras de teatro, numerosos conciertos. Como sede principal de los Veranos de la Villa , su escenario ha visto desfilar a artistas de la talla de Elvis Costello & The Imposters, Diego el Cigala, Earth, Wind & Fire, Wynton Marsalis, Esperanza Spalding, Diana Krall, Eels, Andrés Calamaro, Mariza, Ludovico Einaudi, Chucho Valdés & The Afrocuban Messengers o Jorge Drexler.

En el corazón de Lavapiés encontramos El juglar, uno de los locales habituales de la noche madrileña que alberga actuaciones de jueves a domingo. Flamenco, pop, rock, funky… para disfrutar de lo que ofrece el barrio cuando cae el sol.

Y si alguno se queda con ganas de más flamenco, en los lindes de Lavapiés encontramos un clásico entre los clásicos, Casa Patas. Considerado uno de los referentes del género, este tablao ofrece espectáculos de cante, toque y baile de lunes a sábado. Además, el espacio Sala García Lorca, acoge las actuaciones de cantaores y tocaores de renombre.

Diversidad cultural y arte contemporáneo

Los numerosos espacios dedicados al arte, sobre todo moderno y contemporáneo, que hay en las calles aledañas a la plaza de Lavapiés aportan un pintoresco atractivo más a la diversidad cultural por la que, hoy en día, se caracteriza esta zona del casco histórico madrileño perteneciente al barrio de Embajadores.

En uno de los vértices del conocido como Triángulo del Arte, junto a Atocha, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía es una parada obligada si se desea contemplar las obras de grandes artistas realizadas desde el siglo XIX hasta la actualidad. El Guernica de Picasso es la más vista, pero su colección incluye otras muchas joyas que bien merecen una visita.

A su lado, damos con una de las calles de Madrid que más galerías de arte contemporáneo tiene por metro cuadrado: Doctor Fourquet. Allí están la conocida Helga de Alvear, Louis 21 The Gallery, Theredoom, Nogueras Blanchard, Fernando Latorre, Maisterravalbuena, Galería Bacelos, García Galería, Espacio Mínimo, la sede en la capital de la cacereña Casa Sin Fin, la galería de Moisés Pérez de Albéniz, F2, el estudio y galería Liebre, la galería Alegría, Marta Cervera (en la calle de enfrente) y las asociaciones culturales Cruce y Sexta Expresión.

De todas formas, aunque son muchas las galerías concentradas en esta vía, no todas están aquí. Por los alrededores, hay otras salas, plataformas que organizan diversas actividades, así como lugares enfocados al ‘coworking’. Nos encontramos, por ejemplo, con Spainmedia Gallery, Lanau Espacio Creativo, Arte 10, La Factoría de Papel, la Real Sociedad Fotográfica, Emma, Espacio B, Hablarenarte (que aunque no tiene espacio expositivo propio, viene organizando diversos proyectos, como a3bandas o ‘Paisajes de una guerra’, entre otros), Swinton Gallery (con su café y librería Grant), Habitar la Línea, el taller de grabados Artería Gráfica, Espacio 8, Tres en Suma. Espacio Andrés Delgado La Boca Espacio de Cultura, La Casa de los Jacintos, Utopic Gallery o Slowtrack.

Con un gran interés en potenciar la creación y en exhibir las intervenciones, las acciones artísticas que aquí tienen lugar se promueven, incluso, a través de muestras de arte urbano, como C. A. L. L. E. 2015 , organizada desde la Asociación de Comerciantes de Lavapiés Distrito 12.

Y todo ello entre otros grandes espacios en edificios históricos, como el decimonónico Palacio de Fernán Núñez, la Colegiata de San Isidro, muy concurrida durante las fiestas del patrón de Madrid, la ruina de las Escuelas Pías, la antigua  Tabacalera -tanto la parte gestionada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, como el Centro Social Autogestionado- o La Casa Encendida, en la que se conjugan diferentes disciplinas que forman parte de la programación de la Fundación Obra Social y Monte de Piedad de Madrid.

Autor: Guía del Ocio Fecha de actualización: 20/05/2015