Buscar
Imprimir

Las mejores películas de Clint Eastwood

10 títulos que te alegrarán el día

A sus (magníficamente bien llevados) 88 años,  Clint Eastwood, mito viviente del séptimo arte, vuelve a la cartelera con  15:17 Tren a París, cinta en la que recrea la historia real de Anthony Sadler, Alek Skarlatos y Spencer Stone, tres turistas norteamericanos que en 2015 consiguieron impedir que un terrorista provocara una matanza en un tren con destino a la capital francesa. Los verdaderos protagonistas se interpretan a ellos mismos en una película que no sólo recrea los agónicos instantes que se vivieron a bordo de aquel vagón, sino también cruciales momentos en la vida de estos jóvenes que les llevaron a convertirse en héroes.

 

Con motivo de este estreno, repasamos las seis décadas de carrera de Eastwood y rescatamos en la galería sobre estas líneas 10 de sus títulos y personajes más emblemáticos tanto en su faceta de cineasta como en la de actor.

Sin perdón (1992), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

En una época (principios de los 90) en la que el western no sólo estaba devaluado, sino caído en el olvido, Clint Eastwood, una de la leyendas del género, consiguió demostrar a todos que el salvaje oeste iba mucho más allá de pistoleros y vaqueros batiéndose el cobre a las 12 de la mañana a la puerta del saloon. Lo hizo con una obra maestra, merecedora de los cuatro Oscars que recibió (y de alguno más), que sigue a un grupo de cowboys, castigados por los años y la dura vida en el far west, que se ven obligados a realizar un último trabajo de sangre. Mientras el Eastwood director firmaba un film crepuscular, donde la épica a menudo se unía con la amargura, en su faceta de actor deconstruía al héroe típico del western a través de un William Munny cansado y marcado por un pasado de violencia que busca la redención.

Compra Sin perdón

Million Dollar Baby (2004), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

De nuevo delante y detrás de las cámaras, Eastwood firmaba otra joya cinematográfica, clásico instantáneo, que, a pesar de su ritmo pausado no daba tregua al espectador hasta el último asalto. Con un tercer acto demoledor (y, según algunos grupos de opinión yankees, polémico), Eastwood contaba una historia dura, honesta y arrebatadora sobre el camino al éxito de Maggie Fitzgerald ( Hilary Swank), una mujer a la que la vida no ha regalado nada, que está dispuesta a verter hasta su última gota de sangre con tal de convertirse en una gran boxeadora. Le costará incluso más trabajo convencer al huraño Frankie Dunn (Eastwood) de que la entrene, pero al final, con la ayuda de un excelso (y recompensado con un Oscar) Morgan Freeman, surgirá entre ellos una relación mucho más estrecha que la de mero maestro y aprendiz.

Compra Million Dollar Baby

Harry el Sucio (1971), de Don Siegel

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

Después de convertirse en mito y leyenda limpiando el far west de forajidos, Eastwood se propuso hacer lo propio con los delincuentes del San Francisco de los 70. Y cambió las espuelas por la corbata, pero poco más. De hecho, debido a sus particulares métodos de lucha contra la delincuencia, magnum en mano y con one liners antológicos en el departamento de policía se le conocería el apropiado sobrenombre de Harry el Sucio. Don Siegel firmaba esta cinta de acción frenética, imprescindible para los amantes del policíaco y le daba al californiano uno de sus papeles más emblemáticos: Harry Callahan, un inspector de policía capaz de cruzar cualquier línea con tal de detener a un peligroso asesino en serie. Daría para cuatro (inferiores) secuelas.

Compra Pack Harry el Sucio

Trilogía del dólar (1964 - 1966), de Sergio Leone

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

De la mano de Sergio Leone, Clint Eastwood se convirtió en una leyenda del western a la altura de los John Wayne o Gary Cooper. Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo sirvieron al de San Francisco para implantar en la memoria colectiva la imagen del cazarrecompensas sucio y desaliñado, de rostro granítico y gatillo fácil, forjado por el capitalismo depredador que amanecía en las áridas tierras del lejano oeste, en el que un montón de billetes valía más que la vida de cualquier hombre, y al que, aún así, le quedan principios que defender. Así cabalgaba Eastwood al son de Ennio Morricone, con una mirada de reojo que invitaba a cualquier tipo duro a no sacar el revólver de su funda.

Compra la  Trilogía del dólar

El sargento de hierro (1986), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

Mala suerte para los novatos a los que tocó el Sargento Tom "Gunny" Highway como instructor, un Clint Eastwood desatado que dejaba al Hartman de La chaqueta metálica a la altura de un adorable profesor de parvulario. Convertido en la (alcohólica) sombra de lo que un día fue, Highway, condecorado veterano de la Guerra de Corea, encuentra por fin su camino como instructor de un grupo de cadetes al que intentará convertir en marines entre discursos muy sui generis y métodos nada ortodoxos. También detrás de las cámaras, Eastwood firmaba una cinta cuartelera que, a pesar de no revolucionar el género, sí nos regalaba uno de los papeles más emblemáticos del genio californiano.

Compra El sargento de hierro

Gran Torino (2008), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

El último gran trabajo del Eastwood actor también es uno de los más encomiables de su faceta como director. Ni con 78 años el californiano se quitaba de encima su aura de tipo duro y, como Walt Kowalski, un veterano de la Guerra de Corea, enseñaba modales a un puñado de pandilleros inconscientes que no sabían a quién se enfrentaban. Cascarrabias y poco amante de los cambios, sobre todo si se trata del aumento de la población asiática de su vecindario, Kowalski terminaría mostrando su lado tierno entablando amistad con el joven de ojos rasgados que intentaba robarle su posesión más preciada: un Gran Torino del 72. Tras las cámaras, Eastwood aplica su clasicismo formal a una historia modesta, directa y sin artificios cuyo final, épico, sirve para despedir a su último gran héroe.

Compra Gran Torino

Mystic River (2003), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

A la sombra de Million Dollar Baby y Sin perdón se encuentra Mystic River, posiblemente la película más redonda del Eastwood director, que consigue sumergir al espectador en una atmósfera sórdida mientras hila con pulso firme la intriga del thriller y la emoción del drama. Con una dirección de actores superlativa ( Sean Penn y Tim Robbins se llevaron a casa el Óscar), Eastwood habla de los traumas infantiles, el ideal de justicia y la amistad en este reencuentro de tres antiguos amigos que, tras un suceso violento y trágico, se colocan en distintos lados de su investigación. Un film que no da tregua ni con su sobrecogedor final.

Compra Mystic River

Cartas desde Iwo Jima (2006), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

76 años tenía el bueno de Clint Eastwood cuando se embarcó en una superproducción bélica que no sólo incluía una película, sino dos. El eje central de ambas era una de las batallas más emblemáticas de la II Guerra Mundial para los norteamericanos: la de la isla de Iwo Jima. En la primera entrega, Banderas de nuestros padres, Eastwood abordaba la gran contienda con una dirección que, a pesar de ser impecable, delata las funciones de Spielberg como productor. Sería, sin embargo, la segunda y más arriesgada, Cartas desde Iwo Jima, la que se llevaría los aplausos. Rodada íntegramente en japonés, la cinta mostraba el desarrollo de la guerra en Iwo Jima desde el bando contrario, y reflexionaba, con un tono casi poético, sobre el terrible precio que conlleva la violencia, sin importar la nobleza de los valores que la motivan.

Compra Banderas de nuestros padres + Cartas desde Iwo Jima

Los puentes de Madison (1995), de Clint Eastwood

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

Tras décadas consolidado como el tipo más duro del cine, Clint Eastwood se entregó, tanto delante como detrás de la cámaras, a los caprichos del amor en este melodrama romántico (leáse en el mejor sentido del término). En él, el clasicismo habitual del Eastwood director encaja a la perfección con la novela de Robert James Waller, dando como resultado un atemporal relato de amor en el que cada silencio cuenta una historia y la pasión entre sus dos protagonistas es más latente que evidente. Lejos de su registro habitual, Eastwood derrocha atractivo y carisma (esta vez, sin ningún arma en la mano) como Robert Kincaid, un veterano fotógrafo de National Geographic que pondrá la vida de una insatisfecha ama de casa ( Meryl Streep) patas arriba.

Compra Los puentes de Madison

Fuga de Alcatraz (1979), de Don Siegel

Las mejores películas de Clint Eastwood

 

De nuevo el tándem Siegel- Eastwood nos regaló un clásico (en esta ocasión, del género carcelario) en esta cinta que convertía en thriller de fugas la historia real de Frank Morris, un delincuente habitual cuya inteligencia de superdotado le servía para escapar de cualquier cárcel, y cuya fuga de Alcatraz todavía hoy está envuelta en un halo de misterio. En lo puramente cinematográfico, Eastwood daba la enésima lección de carisma y se convertía en el tipo más duro de un complejo poblado por los peores presidiarios de EE.UU., cuyo plan de fuga es mostrado con pulso firme, ritmo y minuciosidad por las diestras manos de Don Siegel.

Compra Fuga de Alcatraz

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 09/02/2018