¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

De los materiales más diversos, con diferentes niveles de filtrado del aire e infinidad de prestaciones añadidas, todas ellas tienen una característica común: multiplican el carisma de quien las lleva.

 

Ante estos tiempos de desescalada hacia la nueva normalidad, y con la mascarilla convertida en (obligatorio) producto estrella, son muchos los que buscan darle un toque personalizado y cinéfilo. Quizá por ello se han disparado las ventas en EE.UU. del utensilio que proporcionaba "suplementos" al Bane del Batman de Nolan en La leyenda renace o los vídeos virales de Darth Vaders paseando o saliendo a tirar la basura. Siempre desde la recomendación de utilizar este complemento homologado y con las debidas garantías sanitarias, repasamos las máscaras y mascarillas más icónicas del séptimo arte y elucubramos sobre cómo sería su nivel de protección ante la COVID-19.

Darth Vader en los episodios IV, V y VI de Star Wars (1977 - 1983)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

El gran villano de todos los tiempos era también el más hipocondríaco. Cierto es que no fue por decisión suya, sino por una discusión ideológica entre maestro y padawan que derivó en enfrentamiento a espada láser y terminó como el Rosario de la Aurora (para más información, vean el irregular, pero disfrutable, Episodio III de Star Wars, La venganza de los Sith). Sea como fuere, cualquier partícula indeseada en el ambiente tendría que enfrentarse a un desafío similar al de Luke Skywalker intentando destruir la primera Estrella de la Muerte para llegar a los maltrechos pulmones del maestro del Lado Oscuro, pues como barrera infranqueable se encuentra la icónica máscara, que además de infundir respeto y miedo entre sus adversarios, filtra el aire al nivel de 5 FFP3 puestas una encima de otra.

Hannibal Lecter en El silencio de los corderos (1991)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

De forma parecida (aunque muy diferente) a las mascarillas higiénicas que tenemos que utilizar durante estos días, el mítico bozal de Hannibal Lecter estaba hecho menos para protegerle a él del resto de personas, que al resto de personas de él. El complemento se convierte en pieza indispensable para su traslado desde el Sanatorio de Baltimore hasta su cara a cara con una senadora cuya hija ha sido secuestrada por un asesino en serie, formidable escena que muestra hasta dónde llega el retorcido nihilismo de Hannibal "el Caníbal". La apertura en la zona de la boca (debidamente custodiada por mini barrotes) ofrece nula protección contra patógenos en el ambiente, pero a cambio resulta tremendamente útil contra los instintos gastronómicos del psiquiatra psicópata interpretado magistralmente por Anthony Hopkins.

Bane en El caballero oscuro: La leyenda renace (2012)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Aunque todo el universo cine conoce de sobra el rostro de Tom Hardy, al londinense le gusta ocultarlo con todo tipo de prótesis, desde la máscara de aviador de la Segunda Guerra Mundial en Dunkerque, hasta la simbiótica del mismísimo Venom, pasando por el bozal metálico que luce como mascarón de proa del coche de Nicholas Hoult al principio de Mad Max: Furia en la carretera. Sin embargo, nos quedamos con la más icónica de todas: la del implacable e hipermusculado Bane de la tercera entrega del Batman de Nolan ( El caballero oscuro: la leyenda renace). La máscara proporciona al villano con alma de "libertario" una eficaz dosis de analgésicos para sus dolores crónicos y da a sus discursos una distorsión de voz entre lo inquietante y lo incomprensible, pero no protege contra el coronavirus, como han tenido que confirmar las autoridades sanitarias (esto es completamente cierto).

Inmortan Joe en Mad Max: Furia en la carretera (2015)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Aunque en los primeros minutos de Mad Max: Furia en la carretera Tom Hardy acude fiel a su cita con los complementos para ocultar su rostro, la máscara (o mascarilla) que se lleva la palma es la del gran villano de la cinta: Immortan Joe. Hugh Keays-Byrne (viejo conocido de la saga) se esconde tras el tirano definitivo de este universo de arena y combustible diésel ataviado con chaleco de plástico, insignia en el cinturón, larga melena plateada y una prótesis, entre lo esquelético y lo metálico, que le permite llenar su ya vetusto aparato respiratorio de aire limpio (o al menos más limpio del habitual en este entorno donde la higiene y el respeto por el medio ambiente nunca ha sido la mayor de las prioridades). Su aspecto, entre lo demencial y lo aterrador, ya le ha convertido en uno de los malos más carismáticos del cine moderno.

Predator en Depredador (1987)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Si partimos del hecho de que la máscara/casco de este cazador alienígena le sirve para adaptarse a las particularidades de nuestra atmósfera (damos por hecho que virus incluidos), podemos dar la categoría FFP3 a este mítico complemento. Además de filtrar el aire, servía para ocultar el verdadero, y aterrador, rostro de la criatura (un prodigioso trabajo animatrónico y de maquillaje del difunto Matt Rose), por no hablar de los diferentes gadgets que controlaba, desde visión térmica, camuflaje o reconocimiento de voz, y hasta un cañón láser capaz de abrir butrones en el esternón de cualquier humano que rehusara convertirse en su trofeo (excepto, claro está, Schwarzenegger).

Leatherface en La matanza de Texas (1974)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Si hay un género que sabe de máscaras y máscarillas, es el de terror. Desde el plástico de todo a 100 que ocultaba el rostro de icónicos asesinos como Michael Myers ( Halloween), Jason Voorhees (Viernes 13) o Ghostface ( Scream), hasta las fantasías fluorescentes de los participantes en La Purga, son muchos los materiales, formas y colores que han infundido miedo en adolescentes hormonados y escépticos sheriffs de pueblo. Sin embargo, nos quedamos con la de Caracuero, el tarado con motosierra de La Matanza de Texas. No por ser más eficaz contra la COVID-19 que las otras (ninguna sirve ni para protegerse del polvo de la aspiradora), sino porque es de manufactura casera y, además, usa una materia prima tan revolucionaria (y antihigiénica) como la piel humana.

V en V de Vendetta (2005)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Además de no proteger contra patógenos indeseados, la icónica máscara de Guy Fawkes que luce V ( Hugo Weaving) en V de Vendetta se ha convertido en símbolo de caos y rebeldia contra el sistema (como el renacido colectivo Anonymous). Lo cierto es que este personaje, que tras sobrevivir a terribles experimentos y atentados con armas biológicas ha desarrollado un sistema inmunológico envidiable, ha pasado de preocuparse por los virus a convertirse él mismo en la V de vacuna contra otros igual, o más dañinos, como el miedo, el odio y la intolerancia que representa ese distópico régimen dictatorial del líder Adam Sutler.

Phillippe en El hombre de la máscara de hierro (1998)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Es, sin lugar a dudas, la máscara/mascarilla más incómoda y, a la vez, la más inútil de todas las de este ranking. Si bien es posible que el metal suponga una contundente barrera contra los virus, no es menos cierto que hay infinidad de materiales menos pesados, y más transpirables, para ponerse en la cara durante años. En este caso, lo que protegió a Philippe (un imberbe Leonardo DiCaprio allá por el 98) de las habituales plagas en la Francia del siglo XVII fue más bien el estricto confinamiento en la prisión de la Bastilla al que le condenó su odioso hermano gemelo (el mismísimo Rey Sol) y que terminaría con la intervención de los Mosqueteros.

Rorschach en Watchmen (2009)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Resulta harto improbable que la COVID-19 fuera motivo de preocupación en estos distópicos años 80 donde EE.UU. ganó la guerra de Vietnam y los superhéroes eran perseguidos por la ley. Por ello nos cuesta creer que la tela de la máscara de Rorschach, antihéroe consumido por la venganza y la conspiranoia, cumpliera los requisitos a la hora de prevenir el contagio. Sin embargo, resulta innegable la utilidad de un complemento que permite hacer un test rápido, no de coronavirus, pero sí del estado mental de quien tenemos delante. Con semejante atractivo, no es de extrañar que, como el personaje de Jackie Earle Haley, lo termináramos considerando nuestra verdadera cara.

El Soldado de Invierno en Capitán América: El Soldado de Invierno (2014)

¿Las máscaras más famosas del cine son eficaces contra el coronavirus?

 

Aunque desconocemos el nivel de protección ante gases nocivos o virus en el ambiente del complemento que luce el Soldado de invierno en sus primeras (y estelares) apariciones en la secuela de las aventuras del Capitán América, resulta indiscutible la eficacia de la mascarilla a la hora de ocultar, a cualquier neófito en las historias del Centinela de la Libertad, el rostro (y, por tanto, el giro argumental) de quien se esconde detrás. Por sí mismo, este sofisticado tapabocas no resulta especialmente llamativo, pero si lo unimos al poderoso brazo metálico, la melena grunge y la mirada salvaje del personaje interpretado por Sebastian Stan, nos queda uno de los mejores villanos (y, después, resultón aliado) del Universo Cinematográfico de Marvel.

Autor: Guía del Ocio Fecha de actualización: 03/06/2020

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.