Las canciones del verano más absurdas de la historia

Las canciones del verano han sembrado en nuestra memoria colectiva las raíces de esas repetitivas melodías y absurdas letras que hibernan en nuestro subconsciente, listas para volver al ataque en cuanto aparece un rayo de sol (oh oh oh). Así que dale alegría a tu cuerpo, enciende la barbacoa y follow the leader, porque no vas a poder parar de bailarlas toda la noche. Son todas las que están, pero no están todas las que son.

 

El Taxi - Osmani García ft. Pitbull, Sensato, Dayami La Musa (2015)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Que levante la mano quien no haya entendido absolutamente nada de lo que decía esta canción excepto la palabra "taxi". La temática no podía ser más simple: chico conoce a chica en un taxi. Pero al releer la letra de la canción (sí, hay que leerla, con escucharla no basta), nos encontramos con un montón de metáforas y eufemismos de diverso gusto, pero todos ellos de carácter sexual, que no dejan a la chica que "se para" el taxi en muy buen lugar. Pegadiza como la que más, era raro no ver en la discoteca a la multitud llevar a cabo uno de los pasos del baile de la canción, que consistía en hacer como que se paraba un taxi, muy bien hilado. Algo más se lo curró la gran Sofía Vergara en los Grammy 2016, donde salió a escena a demostrar lo que es un taxi bien bailao.  

Sin pijama - Becky G, Natti Natasha (2018)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Siempre he sido una dama, pero soy una perra en la cama. Y estos no son, ni de lejos, los peores versos de la canción. Defendida por sus vocalistas como una canción feminista, "Sin pijama" también ha sido criticada por diversas personalidades, entre ellas, Beatriz Luengo (la de UPA Dance) quien argumentaba que la letra de la canción hablaba más de lo que un hombre quiere que una mujer le diga en la cama que de la liberación sexual de la mujer en sí. Con referencias absurdas a la marihuana, dobles sentidos más que evidentes (recordemos que no hace mucho que Becky G cantaba aquello de que le gustaban grandes que no le cupieran en la boca los besos de su amado) y un ritmo reggaetonero repetitivo, esta pegadiza canción se queda grabada a fuego en nuestras frágiles mentes a la primera escucha.

Dragostea Din Tei - O-Zone (2005)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Mai-ia-hii. Mai-ia-huu. Mai-ia-ha. Mai-ia-haha. Era lo único que sabíamos cantar del éxito del verano del año 2005, "Dragostea Din Tei", que traería hasta España el grupo moldavo-rumano O-Zone. Número 1 en toda Europa, esta alegre canción de la que no entendíamos ni media palabra tenía una letra simple, sencilla, insulsa, con alguna referencia a Picasso que no venía ni a cuento. Pero el verdadero boom patrio vino con la versión que Los Morancos hicieron de este tema, que se hizo aún más famosa que la canción original. Con los años, "Pluma Pluma Gay" se convirtió en un auténtico himno de la comunidad LGTBI. Es tu vida y si dicen 'po' que digan, cantaban los hermanos Cadaval, que jamás esperaron que su parodia llegara a tener tanta repercusión. 

18 centímetros, papi - Leticia Sabater (2019)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Era muy difícil elegir entre todas las ¿canciones? con las que Leticia Sabater nos ha torturado durante los últimos años. Desde "Mr. Policeman" hasta "El Polvorrón", pasando por "Toma Pepinazo" y "La Salchipapa", esta polifacética ¿artista? ha logrado dejarnos con la boca abierta verano tras verano. Por ello, en esta lista os presentamos a la elegida por la colegui (¿recordáis el programa infantil "Con mucha marcha" que ella misma presentaba?) para este verano 2019 que se presenta, por lo pronto, complicado de llevar. Con un videoclip para la historia, aunque eso sí, sin chroma esta vez, en el que la Leti se magrea con un pobre chavalito, "18 centímetros, papi" es, hasta la fecha, la canción menos elegante de esta ¿diva?, y mira que era complicado superar al resto. Pues eso, que quiere los 18 centímetros de LA LENGUA de su papi en la boca. Lo que no acabamos de entender es por qué le gusta despertarse desayunando hamburguesa jugando a pringarse la cara con sus 18 centímetros con mayonesa. Mortal.

Danza Kuduro - Don Omar ft. Lucenzo (2011)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Hay varios misterios que jamás podrán resolverse, y uno de ellos es por qué damos la vuelta entera en la "Danza Kuduro" cuando la letra especifica que solo tenemos que dar la media vuelta. Este hit fue un exitazo a nivel mundial, quizá por haber utilizado la infalible fórmula de explicar la coreografía en la letra como si se estuviera en una clase de aeróbic, de la cual ya hemos visto más de un ejemplo en esta lista. Tanto es así que incluso llegó a sonar en una de las películas de una de las sagas de acción más taquilleras de la historia: Fast & Furious 5. Don Omar, uno de los grandes precursores del reggaetón ya había revolucionado el mundo de la música en los 2000 y en 2011 se unía a Lucenzo para ponernos a todos a bailar, sin más pretensiones que la de hacernos pasar un buen rato. 

 

Aserejé - Las Ketchup (2002)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Algunos vieron tras su confusa e ininteligible letra y su coreografía, si es que a esto se le puede llamar coreografía, una invitación a ser herejes, suponemos que debido a la posesión del ritmo ragatanga. Incluso se llegó a rumorear que algunos países la habían prohibido. "Aserejé" levantó más revuelo de lo que se espera de una canción hecha a medida para el público veraniego que solo piensa en sol, playita y cerveceo. Lo cierto es que en el verano de 2002 no había nadie en toda España que no moviera las piernas al ritmo del buididipí, sin darle más vueltas a lo que las alegres hijas de El Tomate soltaban por esa boquita. Porque vale, igual hereje no es, pero el traje aguamarina de Diego con restos de contrabando y la luna en sus pupilas daba a entender que Diego había cenado fuerte esa noche. Y ojo, que el tema hasta tiene versión en inglés.

Bomba - King África (2000)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Si hay una canción que se lleva el premio a la canción del verano con letra más absurda esa es "La bomba" de King África. Corría el año 2000. Habíamos superado el tan temido efecto informático que se suponía iba a llevar al mundo al caos más absoluto, pero no estábamos para nada preparados para la que se nos venía encima. Al grito de Booooooomba comenzaba este pegadizo tema (temazo) del rey de nuestra banda sonora estival. Una canción que no dudaba en animarnos a hacer un movimiento sexy (o lo que cada uno interprete como tal) y a cantar la coreografía que todo el mundo habría de bailar con una mano en la cabeza y otra mano en la cintura. Aunque antes ya había rozado las cumbres del éxito con "El camaleón", desde la gran revolución de la bomba, Alan Duffy, el señor bajo el eterno poncho de colores llamativos se convirtió en el gran monarca de la canción del verano, y nos obsequió a nosotros, sus súbditos, con una versión de "Paquito el Chocolatero" que ha sustituido a la original en toda verbena que se precie además de con muchas otras grandes reliquias como la también versión del "Humahuaqueño".  

El Baile del Gorila - Melody (2001 - 2002)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Los 2000 fueron muy duros, y si complicado fue soportar en el verano del 2000 "La Bomba", lo de "El Baile del Gorila" en 2001 y 2002 fue directamente un suplicio. La voz de la pequeña Melody nos guiaba por todos los pasos que debíamos hacer en el estribillo, para finalizarlo moviéndonos y gruñendo como auténticos gorilas. Era todo un espectáculo contemplar de lejos al gentío y demás fauna autóctona que se reunía en discotecas y locales llevar a cabo esta coreografía prácticamente al unísono y entonar a voz en grito eso de soy una rumbera, vamos a bailar. Ojo, que la canción tuvo hasta un remix dance y una versión en holandés.

El Baile de los Pajaritos - María Jesús y su acordeón (1981)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Pero la canción del verano no se inventó en los 90. "El Baile de los Pajaritos" es una versión traducida de "Der Ententanz (El baile del pato)", compuesta por el compositor suizo Werner Thomas. La canción fue una auténtica sensación en Italia (interpretada por Al Bano y Romina), en Francia y en Finlandia. Sin embargo, María Jesús fue quien trajo este éxito a España, con la intención de que fuera cantada por Parchís, pero ellos estaban de vacaciones. Así que, acordeón en mano, se dispuso a poner melodía y letra a este éxito imperecedero. Un clásico que no puede faltar en cualquier verbena que se precie y que nos hace sacudir las alitas y mover la colita. Como dato, María Jesús vive en la actualidad en Benidorm y sigue amenizando las noches de guiris y autóctonos con los pajaritos.

El Tractor Amarillo - Zapato Veloz (1992)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

El tractor amarillo no se ha llevado en la vida, Hulio. Pero ellos, los Zapato Veloz lo pusieron tan de moda que aún hoy, cuando nos imaginamos un tractor, lo vemos de color amarillo. Eso es así. El ska folklórico de este grupo sonaba allá donde se fuera en aquel verano de 1992, tan inolvidable para los españoles como la letra de esta pegadiza y socarrona canción. Tanto es así que en China, Japón y Rusia aún sigue sonando ese mítico Paaa, pa pa, pa pa que tantos derechos de autor genera para quien fue el escritor de la canción y fundador de la banda, Javier Díaz Gontín.

Opá, yo viazé un corrá - El Koala (2006)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Manuel Jesús Rodríguez Rodríguez, más conocido por todos como El Koala, se presentaba en el complicado mundo de la canción del verano en 2006 con esta joya de sonido y letra que te recuerda a una vida de pueblo que jamás has vivido. El rock folklórico y rural ya tenía nuevo representante y nos había puesto a todos a cantar como si fuéramos de campo y realmente quisiéramos tener un corral, como nuestro buen amigo pedía a su padre en la letra de "Opá, yo viazé un corrá". Ojalá lo consiguieras Manuel Jesús. Toda España estaba (y está) contigo.

 

El Tiburón - Proyecto Uno (1993)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Chocolate, chocolate, chocolate, choco, ¡uh! Hay poco más que añadir a esta obra maestra del ¿electrolatino? ¿reggaetón? ¿merengue? ¿qué es esto? con una letra digna de Cervantes y una melodía a la altura de las Cuatro Estaciones de Vivaldi. Aunque es innegable que cumplía su función: la de sacarnos a bailar "El Tiburón". El hitazo está inspirado en una anécdota de los integrantes del grupo, en la que según relatan, llegaron los típicos tiburones de discoteca a llevarse a sus chicas y desde entonces, con la broma, crearon el baile del tiburón. Y así nació esta atípica canción, que goza de una gran diversidad de coros (no pares sigue sigue, ahí está ahí está se la llevó el tiburón el tiburón, un poquito más suave un poquito más suave) y que derrocha más flow que el "Baby Shark". Un sinsentido, vamos.

La Barbacoa - Georgie Dann (1994)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

En un mundo perfecto, si buscáramos la definición de canción del verano en una enciclopedia, debería aparecer a su lado la cara de Georgie Dann. Y es que, si quisiéramos, podríamos hacer un artículo exclusivamente para este incombustible autor y sus números 1 de la época estival, porque el verano no es verano sin una canción de Georgie Dann y el posado de Ana Obregón, así que este año estamos un poco chof. De entre todas las maravillas que copan las listas de éxitos, nos quedamos con "La Barbacoa", por ser la más representativa y la que tiene, con permiso de "El chiringuito", la letra más absurda. En ella, el autor francés desgrana punto por punto cómo va a ser ese domingo con los amigos y qué van a comer y qué rico está todo y qué bien que se lo pasan. Unos versos dignos de Neruda.

El Canario - No me pises que llevo chanclas (1994)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Que se nos muera el canario es una de esas duras experiencias que todos hemos pasado en nuestra vida. No sabemos si "El canario" fue escrita con fines terapéuticos, pero lo que sí es cierto es que toda España acompañó en el sentimiento a los No me pises que llevo chanclas, fundadores del agropop y autores de otros grandes éxitos como "Japón" (mira que está lejos Japón) e "Y tú, ¿de quién eres?", una de las coletillas más usadas a mediados de los 90. A pesar de contener grandes frases demoledoras a las que cualquiera que sintiera de cerca la pérdida de su pajarillo le harían saltar las lágrimas (Era la alegría de mi calle, la banda sonora de mi hogar), no era extraño contemplar cómo la chavalería se lanzaba a bailar esta canción a ¿ritmo de ska? con toda la alegría del mundo. Bizarro, al menos.

El Venao - Los Cantantes (1995)

Las canciones del verano más absurdas de la historia

 

Los 90 nos han regalado grandes canciones del verano para la historia, como es el caso de "El venao", de Los Cantantes. Un animado merengue en el que la sutileza brillaba por su ausencia y que más de uno aprovechó para llamar cornudo a su amigo/enemigo/rival en plenas fiestas del pueblo y con la broma como excusa. Paradójicamente, es una de las canciones que aún hoy en día más se escucha en las bodas. Y es que la infidelidad ha dado para mucha guasa, y sino que se lo digan a Vitorino, el novio de la Macarena de Los del Río. 

Autor: Miriam Hernández Fecha de actualización: 14/08/2019