Buscar
Imprimir

10 tipos duros del cine bélico americano

El estreno del largometraje "El francotirador" nos ofrece la oportunidad de recapitular una decena de tipos duros de roer que hemos podido ver, a lo largo del tiempo, en el cine bélico producido en Estados Unidos.

Una vez más, Clint Eastwood echa luz sobre el reverso sombrío de la América contemporánea con El francotirador, película ambigua y controvertida cuyo inesperado éxito en el box office estadounidense —ya es la cinta bélica más taquillera de la historia en el país— ha venido acompañado por una sonada polémica. El filme está inspirado en la autobiografía del marine Chris Kyle ( Bradley Cooper), el francotirador más letal de la historia del ejército americano, a quien el Pentágono atribuye hasta 150 muertes en el campo de batalla iraquí.

 

1. Audie Murphy en Regreso del infierno (1955).

El soldado Audie Murphy es una de las figuras legendarias de la Segunda Guerra Mundial: obtuvo nada más y nada menos que todas las condecoraciones del Ejército de los Estados Unidos. Al volver del frente sufría estrés postraumático; vertió sus vivencias en un libro de memorias y se convirtió en actor. En Regreso del infierno, dirigida por el artesano Jesse Hibbs y basada en la autobiografía de Murphy, se interpreta a sí mismo y revive sus experiencias como combatiente en Italia, Francia, Alemania y el norte de África.

Compra el dvd Regreso al infierno aquí

2. El coronel Nicholson y el coronel Saito en El puente sobre el Río Kwai (1957).

El mítico David Lean no solo firmó con El puente sobre el río Kwai, co-producción entre Inglaterra y Estados Unidos, una de las mejores películas de la historia del cine bélico, sino que plasmó de manera tan enérgica como elegante —inspirándose en la novela homónima de Pierre Boulle— el conflicto cultural entre dos curtidos coroneles, el británico Nicholson (Alec Guinness) y el japonés Saito (Sessue Hayakawa). Dicho de otra manera: una pugna entre el orgullo patriótico y el honor que acabaría teniendo trágicas consecuencias para ambos personajes.

Compra el DVD de El puente sobre el Río Kwai aquí

3. El comandante Reisman en 12 del patíbulo (1967).

En esta obra maestra de Robert Aldrich, Reisman (Lee Marvin) es un guerrero brutal y eficaz, pero también un grano en el trasero de sus superiores. Así pues, lo embarcan en una misión suicida aunque decisiva en el devenir de la Segunda Guerra Mundial: acompañado de doce presidiarios, tendrá que asaltar una fortaleza nazi durante una fiesta y asesinar a sus ocupantes, altos cargos del Ejército alemán. El comandante no solo demostrará su valía, sino que, además, acabará cogiéndole el gusto a eso de matar oficiales...

Compra el DVD de los 12 del patíbulo aquí

4. El general George Smith Patton en Patton (1970).

«Quiero que recordéis que ningún bastardo jamás ganó una guerra muriendo por su patria. La ganó haciendo que otros bastardos murieran por ella». Estas palabras pertenecen a uno de los muchos discursos desconcertantes del general George «Sangre y Agallas» Patton, estratega nato cuyas acciones lo sitúan en la delgada línea que separa al genio militar del carnicero descerebrado. Franklin J. Schaffner dirigió el libreto de Francis Ford Coppola y Edmund H. North, narrando el imparable avance de Patton y sus hombres por Europa tras derrotar al mariscal Rommel en África. El filme se alzó con siete Oscar, incluyendo los concedidos a la mejor película, al mejor guión original y al mejor actor (George C. Scott).

Compra el DVD de Patton aquí

5. El sargento Steiner en La cruz de hierro (1977).

Sam Peckinpah se atrevió a narrar desde el punto de vista alemán los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial adaptando una novela de Will Heinrich. El sargento Steiner (James Coburn) es un nihilista que, tras años en el frente oriental, apenas tiene interés en nada que no sea salvar su cuello y el de sus hombres. El desencanto lo ha vuelto un tipo aún más feroz: Steiner sabe dónde crecen las cruces de hierro, y así se lo hará entender a su ambicioso superior, el capitán Stransky (Maximiliam Schell), mientras las hordas soviéticas avanzan imparables.

Compra el DVD de La cruz de hierro aquí

6. John Rambo en Acorralado (1982) y la saga Rambo.

Con su novela Primera sangre (1972), David Morrell creó uno de los grandes iconos del cine de acción moderno: el veterano de Vietnam John Rambo ( Sylvester Stallone). Si en la primera parte de la saga, el fiero y solitario combatiente ponía en jaque a los agentes de policía de un pequeño pueblo, en las entregas sucesivas rescataría de las garras vietnamitas a un puñado de prisioneros americanos —originando una retahíla de películas revanchistas, como Desaparecido en combate (1984)—, uniría fuerzas con los talibanes —buenos amigos de Ronald Reagan por aquel entonces— y pulverizaría a la mitad del ejército birmano.

Compra el DVD de Acorralado aquí

7. El sargento Tom Highway en El sargento de hierro (1986).

El personaje interpretado por Clint Eastwood en este clásico moderno es Tom «Gunny» Highway, una máquina de soltar chascarrillos, un badass alcohólico que, al comenzar la película, apenas es una sombra del hombre que fue. Condecorado tiempo atrás con la medalla de Honor en la Guerra de Corea, encontrará inesperadamente la redención entrenando a un grupo de indisciplinados postadolescentes con el fin de reconvertirlos en auténticos marines. ¡El ejército ya no es lo que era!

Compra el DVD de El sargento de hierro aquí

8. Vassili Zaitsev en Enemigo a las puertas (2001).

Durante la Batalla de Stalingrado, el francotirador ruso Vassili Zaitsev mató a 242 oficiales y soldados de las fuerzas del Eje, erigiéndose en una figura de dimensiones mitológicas gracias, entre otras cosas, a la labor de la prensa soviética. Jude Law fue el responsable de darle vida en esta película de Jean-Jacques Annaud, más cercana a lo legendario que a un enfoque realista en su retrato del épico enfrentamiento —históricamente dudoso— entre Zaitsev y el francotirador alemán König ( Ed Harris).

Compra el DVD de Enemigo a las puertas aquí

9. Fredrick Zoller en Malditos bastardos (2009).

Una película dentro de la película, El orgullo de la nación, relata las hazañas del ficticio Fredrick Zoller ( Daniel Brühl), soldado de la Wehrmacht que gana el carnet de héroe nacional cuando, asediado por las fuerzas aliadas, acaba con 250 enemigos en tan solo tres días. Quentin Tarantino se inspiró confesamente en Audie Murphy para concebir a esta superestrella de la propaganda bélica alemana que, sin embargo, es incapaz de encontrar la felicidad una vez regresa del campo de batalla.

Compra el DVD de Malditos bastardos aquí

10. El piloto Dieter Dengler en Rescate al amanecer (2009).

El cineasta Werner Herzog ya había recreado, en versión documental, las tribulaciones del aviador germano Dieter Dengler en El pequeño Dieter necesita volar (1997), conmovedora crónica de una supervivencia (casi) imposible. En este caso, Christian Bale encarna al bueno de Dieter, un joven alemán sin ningún interés en alistarse en el ejército, pero que terminará haciéndolo para cumplir su sueño de ser aviador. Derribado en Laos al poco de comenzar su primera misión, cae prisionero del enemigo. En lugar de rendirse, urdirá junto a los demás presos un plan para escapar de sus captores cruzando la selva hasta Tailandia.

Compra Rescate al amanecer aquí

Autor: Ignacio P. Rico Fecha de publicación: 19/02/2015