AVISO: pese a la cancelación y el cierre de eventos y salas, en Guía del Ocio vamos a continuar informándote de alternativas para que disfrutes del ocio desde casa.

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

Tanto si estás confinado con tu pareja, como si el virus os ha obligado a separaros, las escenas de estas películas os pueden dar ideas para poner algo de picante a la cuarentena.

 

Con tantos días de confinamiento y aburrida rutina a las espaldas (y los que quedan por delante), una sugerente película puede ser la herramienta perfecta para caldear el ambiente y dar rienda suelta a la pasión. En este reportaje recordamos algunas escenas, con alto contenido erótico, que nos hicieron ver lugares tan cotidianos como la cocina, la ducha, las escaleras y hasta el garaje de casa con otros ojos. Para aquellos que estéis separados, el cine también ofrece imaginativas soluciones tecnológicas.

El juego de la seducción en Un romance muy peligroso (1998), de Steven Soderbergh

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

Primera de las numerosas (y provechosas) colaboraciones entre Steven Soderbergh y George Clooney, Un romance muy peligroso ofrecía al espectador una combinación explosiva de thriller criminal y relación amorosa prohibida entre un elegante atracador de bancos (Clooney) y una agente federal con propensión a enamorarse del tipo equivocado ( Jennifer López). La sugerente dirección, el extraordinario montaje y el material, basado en la novela de Elmore Leonard, no son sino meros acompañamientos de la tremenda química que hay entre los protagonistas, dos de los mayores sex symbols de finales del siglo XX y principios del XXI. En esta escena, vemos cómo las palabras, la música y un striptease por turnos pueden ser tanto o más eróticos como un desnudo integral.

Juego de roles en Una historia de violencia (2005), de David Cronenberg

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

David Cronenberg, maestro en mostrar el lado más provocador de la sexualidad, reflejaba con este juego de roles el casi idílico momento por el que atraviesa el matrimonio de Edie ( Maria Bello) y Tom ( Viggo Mortensen) al principio de Una historia de violencia. Ella (Bello) recupera el uniforme de cheerleader del instituto para tener un divertido y sexy momento de intimidad que empieza como mostramos en este vídeo y acaba en un audaz 69. Cuando el pasado criminal de Tom salga a la luz, la siguiente escena de sexo entre ellos pasará a ser un encuentro en las escaleras visceral y crudo, en la línea del resto de este imprescindible thriller de mafias y asuntos pendientes.

Sexo virtual en Her (2013), de Spike Jonze

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

Que Scarlett Johansson es el sex symbol definitivo de nuestro tiempo (además de una extraordinaria actriz) no lo confirma su polémico desnudo integral en Under the Skin, ni las escenas subidas de tono (con Match Point a la cabeza) que hay en su filmografía, sino su magistral interpretación, sólo con la voz, en esa verdadera joya llamada Her. Llegados a la altura en que sucede esta escena, al espectador le resulta completamente verosímil que el solitario protagonista de la cinta ( Joaquin Phoenix) se haya enamorado de una etérea inteligencia artificial (Johansson) y esté a punto de pasar a la siguiente fase de su relación. El genial Spike Jonze lleva el cibersexo a un nuevo nivel en esta escena que derrocha erotismo con tan sólo una pantalla en negro y las voces entrecortadas de los protagonistas.

El torno cerámico en Ghost (Más allá del amor) (1990), de Jerry Zucker

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

Esta mítica escena de Ghost, posiblemente una de las más icónicas de la historia del cine, vemos a una insomne Demi Moore intentando recuperar el sueño a través de su gran hobby: la cerámica. Al rato, aparece por ahí Patrick Swayze luciendo palmito y vaqueros ajustados para echar por tierra el prometedor jarrón que se erigía. En sus intentos por enmendar el desastre, la pareja terminaba dejándose llevar por la pasión y demostrando al espectador que las manualidades que te ensucian las manos y dejan la casa hecha una porquería pueden ser también las más sensuales.

Frente al espejo en Eyes Wide Shut (1999), de Stanley Kubrick

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

Stanley Kubrick radiografiaba por última vez los instintos más bajos de la naturaleza humana en este intrigante y pausado film, de atmósfera insana y perturbadora, que sigue los pasos de un médico neoyorkino con una aparente vida perfecta ( Tom Cruise) en su viaje hacia un mundo de sexo, orgías y logias secretas. La escena más icónica de la película (que no la mejor) nos muestra a Cruise y su, por aquel entonces, mujer tanto dentro como fuera de la pantalla ( Nicole Kidman) desnudos frente al espejo, pero en el caso de ella con más interés en el reflejo que en el asunto que tienen entre manos. Con el movimiento de la cámara, las miradas y la música (Baby Did a Bad Bad Thing, de Chris Isaak) Kubrick consigue transmitir un erotismo perverso.

La cocina en El cartero siempre llama dos veces (1981), de Bob Rafelson

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

El polémico y mítico guionista David Mamet aportó nuevas e ingentes dosis de erotismo a esta adaptación de la novela de James M. Cain ya llevada a la gran pantalla con éxito en 1946. La cocina nunca volvió a verse igual después de este noir romántico dirigido por  Bob Rafelson y ambientado en la Gran Depresión donde un vagabundo ( Jack Nicholson) decide aceptar la oferta de trabajo en un perdido bar de carretera después de conocer a la mujer del dueño ( Jessica Lange). La atracción que surgía entre ellos terminaba por explotar a lo bestia entre hogazas de pan y harina que, por aquel entonces, no era un bien tan preciado como ahora.

De Mornay y Cruise recorren la casa en Risky Business (1983), de Paul Brickman

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

Película que lanzó al estrellato a un, por aquel entonces, veinteañero Tom Cruise, Risky Business pasó a la historia por su baile en calzoncillos al son del Old Time Rock n Roll de Bob Seger. Sin embargo, para este reportaje hemos seleccionado otra más explícita, aquella que transcurre entre el salón, las escaleras y el sillón de relax de la casa de un estudiante modelo (Cruise) que, en su primer conato de rebeldía, termina perdiendo las pertenencias más valiosas de sus padres, destrozando un Porsche y convirtiendo su hogar en un lupanar para pagar los desperfectos. El alto contenido erótico de la escena (llega a abrirse una puerta y alborotarse el exterior a causa de la tensión sexual) nos impide reproducirla, pero aquí dejamos otra más sugerente, antihigiénica y mítica: el encuentro furtivo en un metro casi vacío con In the Air Tonight de Phil Collins sonando de fondo.

El placer de la comida en Nueve semanas y media (1986), de Adrian Lyne

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

En poco más de dos meses, una galerista neoyorkina ( Kim Basinger) y un yuppie de Wall Street 100% ochentero ( Mickey Rourke) terminaban inmersos en una intensa relación de amor, sexo y dominación. Corrieron ríos de tinta por ese inolvidable striptease de Basinger al ritmo de la voz rota de Joe Cocker, que consiguió eclipsar por completo otro momento bastante menos hortera y videoclipero donde los amantes deciden invertir los factores y llevarse la cama al desayuno. Ante la puerta de la nevera, y con lo justo de ropa, compartían comida ante la óptica de Adrian Lyne, uno de los pocos directores capaces de encontrar el erotismo en ver a alguien comerse un pimiento de Padrón...de los picantes.

La mano en el cristal en Titanic (1997), de James Cameron

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

En un Titanic al que quedan pocas horas para hacer historia y convertirse en uno de los naufragios más famosos de todos los tiempos, Jack ( Leonardo DiCaprio) y Rose ( Kate Winslet) terminan por dar rienda suelta a su apasionado romance en el asiento trasero de un coche aparcado en la bodega. Con más sentimentalismo que erotismo, James Cameron dejaba, sin embargo, algunos planos memorables, como esa mano irrumpiendo en el cristal empañado, que bien podría incitar alguna visita furtiva al aparcamiento en estos tiempos de confinamiento.

Bond bajo la ducha en Skyfall (2012), de Sam Mendes

10 escenas eróticas para subir la temperatura durante el confinamiento

 

La ducha, ese pequeño rincón de la casa que el cine ha convertido tanto en lugar de peregrinaje para psicópatas, como en el mejor comodín para parejas en pleno arrebato pasional. Allí hemos podido ver a Sylvester Stallone rememorando sus inicios como actor en el cine para adultos junto a Sharon Stone (nula química) en la nefasta El especialista o a Vincent Cassel y Monica Bellucci juguetear con la cortina en la incómoda y casi desagradable Irreversible. Sin embargo, nos quedamos con James Bond ( Daniel Craig), que en Skyfall pasa a la acción y se da una ducha con Severine ( Bérénice Marlohe) muy diferente a aquella con Vesper Lynd ( Eva Green) en Casino Royale.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 13/05/2020