Buscar
Imprimir

El Madrid de ‘El Ministerio del Tiempo’

Un recorrido por los escenarios reales de la serie que ha revolucionado la audiencia social en España

Aunque la existencia de esta institución goza del mayor de los secretismos desde tiempos de Isabel la Católica, nos adentramos en sus escenarios más insignes. No sin la esperanza de cruzarnos con alguno de los miembros de su más famosa patrulla: el valiente soldado Alonso de Entrerríos (Nacho Fresnada), la pionera universitaria Amelia Folch (Aura Garrido) y el apuesto enfermero Julián Martínez (Rodolfo Sancho).

 

1. El palacio de la Duquesa de Sueca

Plaza de Duque de Alba, 2. La entrada a las puertas del Ministerio se encuentra en el madrileño barrio de La Latina. Tras su fachada, de aspecto ruinoso, se esconde el trasiego diario de cientos de funcionarios de la institución.

El palacio de la Duquesa de Sueca es un edificio histórico, residencia de la esposa de Manuel Godoy hasta finales del siglo XVIII.

2. La casa de las siete chimeneas

Plaza del Rey, 1. Un programa televisivo de misterio difunde la foto de la jefa de logística del Ministerio del Tiempo, Irene Larra (Cayetana Guillén Cuervo), como la del fantasma que vaga en la casa de las siete chimeneas.

Esta vivienda, hoy sede del Ministerio de Cultura, fue construida por Felipe II para su amante Elena, quien luego se casaría con el capitán Zapata. Pero la felicidad les dura poco porque él muere durante la guerra de Flandes. Al mismo tiempo, Elena fallece de forma misteriosa y la leyenda cuenta que su fantasma se aparece en el tejado de la casa dándose golpes en el pecho mientras mira a Flandes.

3. El hotel Ritz

Plaza de la Lealtad, 5. En el Madrid de 1940 el jefe de operaciones del Ministerio del Tiempo, Ernesto Jiménez (Juan Gea), se infiltra como camarero de este famoso hotel para espiar el encuentro entre franquistas y nazis.

El hotel Ritz, un emblema de la capital madrileña, se inaugura en 1810 por el rey Alfonso XIII. Éste impulsa su creación porque al casarse con la reina Victoria Eugenia descubre que no hay hoteles de lujo en Madrid donde alojar a sus invitados. En sus habitaciones se han hospedado iconos del siglo XX como Ava Gadner, Eva Perón o Rainiero de Mónaco y Grace Kelly. Sin embargo, hubo un tiempo en que los artistas y toreros no eran bien recibidos. James Stewart tuvo que apelar a su placa de coronel del Ejército estadounidense para que le dejaran alojarse.

4. Café de Ruiz

Ruiz, 11. Velázquez consigue salirse con la suya y se toma unos chatos de vino con su admirado Picasso en el paradójico encuentro de los dos genios en el Café Ruiz.

Este clásico del histórico barrio de Malasaña conserva su aspecto tal y como abrió sus puertas. En el interior se dan cita gentes de las Artes y las Letras. Sus paredes son testigo del germen de movimientos políticos y culturales que han formado parte de nuestra Historia.

5. El museo Reina Sofía

Santa Isabel, 52. La patrulla contempla la exposición de la que posiblemente sea la obra más importante del siglo XX, El Guernica, en el museo español.

El Reina Sofía es un museo de arte del siglo XX y contemporáneo inaugurado en 1992 en Madrid. Las obras de su colección permanente cuentan con importantes firmas como las de Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró. Junto al Prado y al Thyssen-Bornemisza conforma el denominado Triángulo del Arte de la capital.

6. El bar Benteveo

Santa Isabel, 15. Las primeras citas entre Julián y su mujer Maite (Mar Ulldemolins) se celebran en un bar de los de toda la vida, Benteveo.

Enclavado en el barro de Lavapiés, se trata de un lugar camaleónico en el que puedes desayunar, tomar el aperitivo, picotear o tomarte la primera copa. Su especialidad es el lomito, un bocadillo típico de la gastronomía argentina de filete de ternera. No olvides sus raciones y sus tartas caseras.

7. La Residencia de Estudiantes

Calle del Pinar, 21-23. En la última entrega de la primera temporada, la patrulla viaja a la Residencia de Estudiantes en 1924, donde conoce a Lorca (Ángel Ruiz), Buñuel (Jordi Coll) y Dalí (Enrique Alcides).

La Residencia de Estudiantes es una institución fundada en 1910, creada por los más destacados intelectuales y científicos españoles para revolucionar la enseñanza en el país. García Lorca, Severo Ochoa, Albert Einstein o Stravinski fueron algunas de las personalidades que pasaron por este centro.

Autor: Nacho Medivas Fecha de publicación: 13/04/2015