Buscar
Imprimir

Comer con las mejores vistas de Madrid

Cuatro restaurantes de altura para disfrutar de espectaculares panorámicas de la capital

¿Te gustaría cenar viendo Madrid a vista de pájaro? Espacio 33 a 130 metros de la ciudad, el restaurante de Adolfo Muñoz en la sexta planta del Palacio de Cibeles, la terraza de StreetXo en la séptima de Gourmet Experience Serrano o Chifa Buteco en la novena del de Gran Vía son algunas de nuestras propuestas.  

 

1. Espacio 33

El restaurante más alto de España se llama Espacio 33. Su nombre da pistas sobre su elevada ubicación: la planta número 33 de Torre Espacio, a 130 metros de la altura del suelo. Por el día, las mesas se llenan de ejecutivos que disfrutan de unas vistas privilegiadas de la ciudad y la sierra. Por la noche, la velada toma un cariz más romántico con una iluminación más tenue. El restaurante cuenta, además, con cuatro salones privados. Su cocina tradicional de mercado se caracteriza por ofrecer elaboraciones clásicas con un toque de autor, respetando muy, mucho el producto. De su carta de primavera es imperativo probar el gazpacho de sandía, su bocadillo de calamares de potera con espuma de clara de cerveza (mezclando bocadillo y espuma), los guisantes de lágrima con huevo escalfado y el que sin duda es el postre del verano, el mojito de té verde, bizcocho de menta y galleta de azúcar moreno.

2. Palacio de Cibeles

Una de las mejores vistas de Madrid se divisa desde su Ayuntamiento. El restaurante Palacio de Cibeles de Adolfo Muñoz, en la sexta planta, abre su terraza en época estival con la posibilidad de brindar frente a la diosa Cibeles. Su tipo de cocina es de mercado tradicional con toques de vanguardia, una actualización de la gastronomía manchega que incorpora una línea saludable, donde los ingredientes pueden expresar su procedencia. Para comer sugerimos el pescado de mercado, la perdiz de Toledo, dos texturas, dos vinos y el carpaccio de langostinos, granada y fruta de la pasión. Esta terraza también permite descubrir desde su interior uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, que en 2011 dejó de ser sede central de Correos para convertirse en centro cultural (CentroCentro) y Ayuntamiento.

3. StreetXo

La versión 'low cost' de DiverXo, el único restaurante con tres estrellas Michelin en Madrid, se trasladó a comienzos de 2015 del Gourmet Experience de Gran Vía a la séptima planta del de Serrano para ganar en espacio (a la barra en U se le suma ahora la barra de la coctelería y una terraza exclusiva con vistas al barrio Salamanca). El concepto del local es la locura. Imbuido en camisas de fuerza, el ejército de cocineros prepara a ritmo frenético los platos-lienzo de una cocina callejera de inspiración asiática, compleja y llena de matices. El espectáculo se completa con una decoración entre el videojuego nipón y la falla futurista aderezado con la música housera de Wally López. De su carta, nos quedamos con la lasaña coreana de wonton y vaca vieja gallega con shitakes, seguida del plato-lienzo pulpo charsiu con pasta de gamba fermentada y chiles dulces y el jarrete de cordero lechal. En cuanto a la coctelería, firmada por el barman Carlos Moreno, destaca el vodka holandés con almendras amargas con toque picante y la horchata de sake y lichis ajazminados.

4. Chifa Boteco

El gran vacío dejado por StreetXo en el Gourmet Experience de Gran Vía se ha visto reemplazado por Chifa Boteco, un nuevo concepto del prestigioso Sudestada que mezcla la cocina latina con la china. Y, como su antecesor, lo hace alrededor de una barra y la posibilidad de disfrutar desde las zonas comunes de El Corte Inglés de una de las imágenes más icónicas de la ciudad en tiempos de Instagram: la del último tramo de la Gran Vía, de Callao a Plaza España. Sin embargo, la cocina de Chifa Boteco no es comida de calle, sino un paso intermedio entre el comedor y el camión. Tampoco es una réplica de los restaurantes Sudestada o Chufa, aunque sí se materializan versiones y sirve de banco de pruebas para ellos. De un menú vivo, con platos que entran y salen de la carta continuamente, destacamos las empanadillas japonesas de cerdo y verdura Gyozas Mendocinas, la carrillada al estilo venezolano asado negro achinado, la versión del choripán argentino Chori-bao o el perrito-sate Johnny boy.

Autor: Nacho Medivas Fecha de publicación: 04/06/2015